Alemania, la tentación que vive al lado de los checos

13-01-2016

Alemania representa para los checos un lugar muy atractivo para trabajar. El nivel de los sueldos, impensable en Chequia, representa el gran aliciente que ha llevado a unas 4.000 personas a trabajar en la cercana región de Sajonia. En la mayoría de los casos los trabajadores viajan diariamente de un país a otro.

Foto ilustrativa: FreeDigitalPhotosFoto ilustrativa: FreeDigitalPhotos Durante el comunismo, Alemania representó para muchos checos una especie de sueño inalcanzable. Era corriente escuchar “sabes cuántos sueldos necesita un alemán para comprar un automóvil: uno, y un checo 10”. En la Checoslovaquia comunista un carro era un artículo de lujo reservado para unos cuantos.

Después de más de 25 años de la Revolución de Terciopelo, la tentación sigue estando al lado. Miles de checos se van a Alemania en busca de mejores condiciones salariales.

Jaroslav Vydra, de la ciudad checa de Děčín, es cocinero de profesión y decidió ir a trabajar a la región de Sajonia, porque según dice el sueldo que tiene en Alemania nunca lo recibiría en Chequia. Gana unos 740 euros más de lo que recibiría en su ciudad.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, ČRoFoto ilustrativa: Filip Jandourek, ČRo Con el fin de mejorar aún más su situación personal, Jaroslav Vydra baraja la posibilidad de solicitar la ciudadanía alemana, apuntó.

“Tener ciudadanía checo-alemana garantiza una serie de ventajas. Uno puede solicitar y recibir una serie de subsidios que en Chequia simplemente no existen”.

Leona Bláhová, de la Oficina de Trabajo de la región de Ústí nad Labem, sostuvo que la mayoría de los 4.000 checos que trabajan en Sajonia viaja diariamente de un país a otro.

En muchos casos las distancias son cortas. El lugar de trabajo de Jaroslav Vydra está a tan sólo 24 kilómetros de su casa en Chequia. Gracias al espacio Schengen de libre circulación no existe ningún obstáculo para el fluido movimiento de un país a otro, puesto que no existen fronteras entre sus miembros.

Foto ilustrativa: Kristýna MakováFoto ilustrativa: Kristýna Maková La mayoría de los checos que trabajan en Alemania se desempeñan como operarios y ayudantes. Pero existe un número significativo de personas en el sector de la Salud. En los hospitales alemanes abundan enfermeras y doctores que llegan al país atraídos por los altos sueldos.

Mientras que algunos sectores políticos checos opinan que se trata de algo normal en la Europa sin fronteras, otros advierten ante una eventual fuga de cerebros, de mano de obra cualificada, que a largo plazo puede afectar el desarrollo del país.

13-01-2016