¿Alguien espía a los diputados o se espían a sí mismos?

24-02-2003

Tres diputados del Partido Cívico Democrático y uno del democristiano Partido Popular sospechan ser objeto de intervenciones telefónicas, después de recibir en el buzón de voz de sus celulares fragmentos de llamadas que habían realizado en el pasado. No obstante, los operadores de la telefonía móvil indican que es posible que hayan sido los mismos diputados quienes se enviaron por descuido dichos mensajes a sus teléfonos.

Zdenka Horníková, foto: CTKZdenka Horníková, foto: CTK Mientras que el vicepresidente de la Cámara de Diputados del democristiano Partido Popular, Jan Kasal (que recibió dicho mensaje), admitió la posibilidad de que se trate sólo de un fallo técnico, los tres diputados del Partido Cívico Democrático sospechan que se trata de espionaje telefónico.

"Me sentí muy mal al darme cuenta de que alguien podría escuchar mis entrevistas o leer mis mensajes", indicó la diputada Zdenka Horníková.

La policía y los Servicios de inteligencia rechazaron la posibilidad de haber espiado a los diputados opositores. El ministro del Interior, Stanislav Gross, promete investigar el caso cuanto antes indicando que serán registradas las oficinas del Partido Cívico Democrático. El ministro Gross agregó, no obstante, que es posible que la policía no encuentre ningún aparato de audición.

"Tengo que decir que el caso me parece un poco extraño. Según mi opinión los técnicos y administradores de las redes de telefonía móvil deberían responder a la pregunta de si el asunto no tiene una explicación más fácil que un posible espionaje".

Los expertos en celulares coinciden en que es probable que no se trate de intervenciones, sino de una manipulación poco hábil del celular por parte de los diputados. Los mismos pudieron grabar su voz y enviársela por error a otra persona. Si el destinatario no quiso escuchar el recado, éste vuelve automáticamente, después de cierto tiempo, al buzón de voz del remitente.

24-02-2003