Aprobada la identidad oculta para inspectores comerciales

01-11-2017

Los inspectores comerciales checos podrán utilizar una identidad secreta y entrar en almacenes cerrados con llave.

Foto: CC0 / PixabayFoto: CC0 / Pixabay La Inspección Comercial Checa (ČOI) tiene mayores competencias al realizar los controles gracias a una enmienda a la ley que entra en vigor este miércoles.

La normativa busca mejorar la situación de los inspectores que tenían problemas a la hora de hacer los controles, ya que eran conocidos entre los comerciantes, que incluso habían creado una base de datos sobre los empleados de la ČOI, según indicó el portavoz del ente, Jiří Fröhlich.

“Uno llegó por ejemplo a una muestra comercial y nada más empezar el evento, los presentadores informaron a los invitados que estaba presente la Inspección. Tal control luego no puede desarrollarse de manera debida”, indicó.

Los inspectores podrán utilizar una identidad secreta, lo que debería hacer más fácil su trabajo por ejemplo en las compras que requieren el DNI. El ministro de Industria y Comercio, Jiří Havlíček, aseguró que la ley cuenta con un amplio sistema de control para que la misma no se pueda abusar de ella.

“De seguro no entregaremos un documento con una nueva identidad a un inspector para que lo utilice libremente cuandoquiera. El respectivo documento será emitido y entregado solo para un único control y todo el proceso se someterá a una aprobación múltiple”, dijo el ministro.

Foto: archivo de Radio PragaFoto: archivo de Radio Praga Como novedad, la Inspección podrá entrar también en almacenes cerrados con llave en caso de que exista la sospecha de que adentro hay escondidos productos falsificados. También este medio de control se someterá a rigurosas normativas que determinan estrictamente su aplicación.

“El inspector no puede ir al mercadillo y penetrar en cualquier lugar cerrado a su antojo. Para hacerlo necesitará recibir el visto bueno de su jefe y deberá presentar un motivo justificado para que la Inspección controle el lugar concreto”, indicó el portavoz.

Sin embargo, también este medio de control es criticado por algunos legisladores, como el senador del Partido Cívico-Demócrata, Tomáš Grulich.

“Se trata de una inspección comercial, así que no debería tener el derecho a entrar en almacenes cerrados. Así se parece más al Servicio de Inteligencia”, sostuvo.

No obstante, la Inspección objeta que hasta ahora en muchos casos no pudo descubrir productos falsos ni contrabando precisamente por no poder entrar en los lugares cerrados.

01-11-2017