Artistas aportan su "granito de arena" en ayuda para el sudeste de Asia

06-01-2005

"Fueron las más cortas y fatales vacaciones de mi vida", afirma el músico checo, Jirí Stivín, recordando sus experiencias en Sri Lanka, donde le tocó vivir el maremoto que costó miles de vidas.

Jirí Stivín viajó al sur de Sri Lanka para pasar allí las Fiestas de Navidad y Año Nuevo. En vez de ello, vivió una experiencia que lo marcó para el resto de su vida. El maremoto lo sorprendió en el cuarto de un hotel, pero el agua lo arrastró cientos de metros de ese lugar. Por suerte, logró sobrevivir con sólo unas cuantas heridas leves, pero con una profunda herida en el alma que sintió al observar en su derredor los enormes daños causados por la catástrofe natural.

"Al ver las consecuencias del maremoto, me dio la impresión de que era el fin del mundo. Lo peor fueron las víctimas humanas. Aunque también me impactó ver la desgracia de los habitantes de Sri Lanka que sobrevivieron a la catástrofe, pero que en pocos minutos lo perdieron todo. Esa gente vivía del turismo y ahora no tiene nada. Ese desastre es imposible de describir", afirmó Jirí Stivín.

El músico checo regresó del sudeste asiático decidido a organizar una ayuda a la zona afectada.

Jirí StivínJirí Stivín "Creo que la gente del mundo entero siente la misma necesidad. Todos queremos ayudar a la recuperación de la zona afectada por el maremoto y cada uno de nosotros lo hace a su manera", dijo Stivín.

Jirí Stivín, junto a sus colegas músicos y otros artistas checos, acordaron organizar varias actividades, cuyas ganancias las destinarán al sudeste de Asia.

"Preparamos conciertos, así como exposiciones de artes plásticas. Los conciertos serán de música clásica y del género pop, y estamos viendo ahora la posibilidad de grabarlos también en CD. Queremos que se celebren en alguna de las grandes salas de conciertos de Praga, para acentuar su importancia, y para estar abiertos a todos los interesados", señaló Stivín.

El músico checo es consciente de que la recuperación del sudeste asiático es un proceso a largo plazo y que requerirá, además de recursos financieros, muchos esfuerzos de los habitantes de la zona. Desde esta perspectiva Stivín decidió hacia dónde destinará los recursos recaudados en las actividades que organiza.

"Creo que todos los países de la zona afectada necesitan ayuda, pero debido a que fui testigo directo de la catástrofe en Sri Lanka, decidimos aportar con nuestro granito de arena a la reconstrucción de ese país", acotó Jirí Stivín.

06-01-2005