Aumento de sueldos, pero también despidos en el sector público

07-08-2003

Los empleados públicos checos tuvieron este miércoles dos noticias, una buena y otra mala. La buena es que el Gobierno decidió aumentar sus sueldos, sobre todo los de profesores, médicos y científicos. Por otro lado, los ministros anunciaron que reducirán la plantilla en el sector público en unos 30 mil empleados antes de 2006.

El proyecto de modificaciones en el sistema de tarifas del sector público ya se va arrastrando casi tres años. El año pasado, la restructuración del sistema salarial se postergó por las devastadoras inundaciones que afectaron al país en agosto.

Ahora es necesario resolver el problema urgentemente. Los profesores, por ejemplo, amenazan con iniciar una huelga a partir de septiembre, cuando empieza el próximo año escolar, en caso de que no reciban más dinero.

El Gabinete acordó utilizar unos 170 millones de euros más para cubrir los sueldos de los empleados públicos, sin embargo, los ministros no se pusieron de acuerdo sobre si deberían mantenerse los salarios número 13 y 14 de ese sector.

El Gobierno, por un lado, aumentará los sueldos de los empleados públicos, pero, por otra parte, tiene previsto despedir a casi 30 mil de ellos antes de 2006, es decir, aproximadamente seis por ciento de un total de casi medio millón de empleados de ese sector. El ministro de Hacienda, Bohuslav Sobotka, indicó que la reducción de la plantilla es imprescindible y que se relaciona con los ahorros que quiere realizar el Gobierno en el marco de la reforma de las finanzas públicas.

"Es necesario darse cuenta de que en los años pasados fue creciendo el número de empleados en el sector público. El Gobierno, hoy día, quiere revertir esta tendencia tratando de lograr que el Estado sea menos volumnioso, pero más eficaz", alegó el ministro de Finanzas, Bohuslav Sobotka.

07-08-2003