"Babilonia" mezcla todos los estilos del cantautor Nohavica

02-12-2003

El nuevo álbum del cantautor Jaromír Nohavica, editado a principios de noviembre, se convirtió en el disco compacto más vendido del mes pasado. El bardo de Moravia del Norte lo llamó "Babilonia".

Babilonia, el embrollo de idiomas y costumbres en el que uno se siente como "un niño que se ha perdido a su mamá", dice Jaromír Nohavica en la canción que dio el nombre a su nuevo álbum. Sus aficionados tuvieron que esperarlo desde 2000 cuando el cantautor editó su último disco solo "Mi triste corazón".

Babilonia es la palabra exacta para describir la colección de catorce canciones que aparecen en el álbum. Cada canción muestra a un Nohavica diferente, que sabe cambiar el tono de su voz y el estilo de sus composiciones, así como el instrumento que lo acompaña - la guitarra alterna con el acordeón diatónico llamado "heligonka".

"La marcha de esquimales" recuerda un poema sencillo infantil, el canto "En el patio de un teatro" medita sobre los papeles que los humanos asumimos en la vida cotidiana, de la canción "Mujeres" brota la pasión. La composición "Ostrava" expresa donde está el corazón del cantante. Tiznada con un trozo de carbón de la ciudad minera de Moravia del Norte, aparece la cara de Jaromír Nohavica en la sobrecuebierta de "Babilonia".

Acompañado de textos traducidos al polaco, el álbum salió paralelamente en la vecina Polonia bajo el título "Millonarios". La canción "¿Quiere ser millonario?" sobre la asistencia al popular concurso televisivo, interpretada en el dialecto de Ostrava, ya ha conquistado las ondas radiales.