Barroso presentó en Praga el "Plan D"

21-11-2005

El futuro de la Unión Europea es el tema de un debate paneuropeo que inició el pasado viernes en Praga el presidente de la Comisión Europea, José Barroso. Durante su visita de un día, Barroso intercambió opiniones sobre la Unión Europea con el presidente checo, Václav Klaus, y con el primer ministro checo, Jirí Paroubek, abrió un nuevo centro europeo de información.

José Barroso y Václav Klaus (Foto: CTK)José Barroso y Václav Klaus (Foto: CTK) El presidente de la Comisión Europea, José Barroso, prometió en Praga que se esforzará en la cancelación de los límites impuestos en el mercado laboral europeo a los ciudadanos checos. A la República Checa viajó con el objetivo de presentar el denominado "Plan D", una nueva estrategia informativa comunitaria. Después del fracaso del referéndum sobre la Constitución Europea en Holanda y Francia, la Unión Europea desea incorporar al debate sobre su futuro directamente a los ciudadanos, así como a los medios de comunicación, organizaciones sin fines de lucro, etc.

El hecho de que la Carta Magna Europea fuera rechazada por dos países comunitarios no significa que la Unión Europea esté paralizada, sostuvo Barroso en Praga.

"Deberíamos aprovechar este período para reflexionar y debatir sobre el futuro de Europa, deberíamos mostrar la relevancia de Europa y el porqué necesitamos una Unión Europea fuerte. Yo creo que verdaderamente la necesitamos más que nunca", indicó Barroso.

Barroso encontró apoyo al "Plan D" en el presidente checo, Václav Klaus, conocido por su euroescepticismo, quien incluso recomendó a la Comisión Europea iniciar a la vez un "Plan E", como "enlargement", con referencia a la ampliación. Según Klaus, las palabras democracia y debate, que caracterizan el "Plan D", señalan lo que falta en la Unión Europea.

Presidente de la Comisión Europea, José Barroso (Foto: CTK)Presidente de la Comisión Europea, José Barroso (Foto: CTK) "Me preocupa mucho la democracia en Europa. Considero el déficit democrático como un problema realmente grande", dijo Klaus.

El mandatario checo y el presidente de la Comisión Europea no coinciden en cuanto al nivel de integración europea se refiere. Václav Klaus rechaza transferir más incumbencias de los gobiernos nacionales a las instituciones centrales de la Unión Europea. Por su parte, José Barroso saludaría nuevas iniciativas supranacionales o comunitarias, por ejemplo, en el ámbito de la justicia y la seguridad, con vistas a la lucha contra el terrorismo.

Junto con el primer ministro checo, Jirí Paroubek, la vicepresidenta de la Comisión Europea, Margot Walström, y el comisario checo, Vladimír Spidla, José Barroso inauguró en la calle Jungmannova de Praga el primer centro europeo de información de la República Checa. El Gobierno checo creará eurocentros similares, en los que los ciudadanos obtendrán informaciones detalladas sobre la Unión Europea, en cada una de las regiones de este país.

21-11-2005