Cambios en el sistema de subsidios sociales

21-07-2005

Profundos cambios registrará el sistema de contribuciones sociales en la República Checa. El Gobierno aprobó este miércoles un proyecto de ley en ese sector, persiguiendo especialmente motivar a las personas para que trabajen en vez de vivir a base de subsidios sociales.

Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Zdenek Skromach (Foto: CTK)Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Zdenek Skromach (Foto: CTK) El oficialismo decidió proceder a los cambios en el sistema de subsidios sociales a raíz del creciente número de personas que, en vez de ganarse la vida trabajando, prefieren quedarse en casa y recibir contribuciones sociales del Estado. El Gobierno pretende combatir ese "desempleo artificial" mediante nuevas medidas en el sistema de contribuciones sociales. Como destacara el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Zdenek Skromach, "en adelante el Estado ayudará sólo a las personas que realmente lo necesiten".

"Nuestro objetivo es distribuir con mayor justeza las fuentes financieras destinadas al sector de los subsidios sociales. El nuevo sistema estará orientado, naturalmente, a ayudar a las familias con hijos, pero también, por ejemplo, beneficiará a las personas jubiladas, tratando de compensarles en parte las altas sumas financieras que implique su vivienda".

Lo esencial del nuevo sistema de contribuciones sociales es que supone una nueva fijación del nivel mínimo de vida. En adelante, éste incluirá sólo las necesidades familiares de carácter esencial, tales como los alimentos, el vestido, la asistencia médica y la educación, mientras que el coste de la vivienda se excluirá del mismo.

Actualmente el mínimo de vida para una persona responde en la República Checa a 4 300 coronas, o sea, unos 142 euros, mientras que el nuevo proyecto supone la reducción de esa suma a 2 870 coronas, o sea, unos 95 euros para una persona y los subsidios para los demás miembros de la familia serán reducidos todavía más.

En cuanto a la vivienda se refiere, los ciudadanos necesitados podrán solicitar una dotación especial para la vivienda, asumiendo una mayor responsabilidad en ese sector los órganos de administración local, que contarán con cierta contribución financiera de parte del Estado.

El oficialismo afirma que el nuevo sistema no afectará a las personas realmente necesitadas. Su objetivo es impedir el abuso de los subsidios sociales proporcionados por el Estado, especialmente por parte de personas que no trabajan ni tienen el mínimo interés por trabajar.

21-07-2005