Capitán del Sparta recibe fuerte multa por matonismo

18-09-2007

Cerca de cinco mil euros deberá pagar Tomás Repka, jugador del Sparta Praga, a raíz de los incidentes del domingo, en los que agredió a un camarógrafo de televisión. También fueron multados otro jugador y un asistente del club, que suma otra polémica esta temporada.

Foto: CTKFoto: CTK El capitán y símbolo del Sparta, Tomás Repka, se convirtió en matón de barrio el domingo pasado. Tras ser expulsado del encuentro que su club perdió contra el Teplice, Repka intentó agredir al árbitro, al que insultó, pero fue contenido por sus compañeros. Y cuando se retiraba del campo golpeó a un camarógrafo de la Televisión Checa, que en ese momento lo enfocaba.

Debido a su conducta tan poco deportiva, el futbolista fue multado con 150 mil coronas, poco más de cinco mil euros, por la comisión disciplinaria de su equipo. La misma sanción recayó en el jugador Martin Abraham, que se metió en la trifulca armada por Repka y que también salió expulsado. El asistente del técnico, Horst Siegl, recibió 50 mil coronas de multa, casi dos mil euros.

Esa es la sanción interna del club. Todavía falta por ver qué medidas tomará la Comisión Disciplinaria de la Unión Checo Morava de Fútbol, cuyo presidente, Alexander Károlyi, dijo que ya están analizando la situación.

Foto: CTKFoto: CTK "Para determinar el alcance de la sanción que recibirán los involucrados tenemos que tomar en cuenta el informe del árbitro y del delegado, más las imágenes que todos vieron por la televisión. No hay que olvidar que Tomás Repka es un jugador reincidente en este tipo de situaciones", dijo Károlyi.

Cabe recordar que el año pasado Repka fue multado dos veces, por conducta impropia y agresión verbal, lo que la Comisión Disciplinaria del fútbol checo tomará en consideración para determinar la sanción que recibirá el jugador, que se prevé ejemplar.

No es el único problema que el Sparta ha debido enfrentar la presente temporada. Primero, el club no logró clasificar para la Liga de Campeones, perdiendo una millonaria fuente de ingresos. En cambio, su gran rival, el Slavia, sí clasificó.

Hace poco el jugador Pavel Horváth, uno de los líderes del Sparta, recibió una multa récord de 200 mil coronas, poco más de siete mil euros, por hacer un saludo nazi a su hinchada.

Y debido a la derrota del pasado domingo, el Sparta cayó al cuarto lugar de la tabla en la liga checa, que es liderada por el Slavia, seguido del Teplice y el Ostrava.

18-09-2007