Carlos Fuentes inauguró en Praga biblioteca que lleva su nombre

05-06-2007

Hace ya más de un año que abrió sus puertas el Instituto Cervantes de Praga. En todo este tiempo no le había sido posible a Carlos Fuentes venir a inaugurar la biblioteca que en dicho lugar lleva su nombre. La espera terminó el lunes por la tarde.

Con una conferencia titulada Territorios de La Mancha, el escritor mexicano Carlos Fuentes, uno de los más destacados creadores de la literatura mundial, inauguró este lunes la biblioteca del Instituto Cervantes de Praga, que lleva su nombre.

Fuentes fue el orador principal de una ceremonia en la que también hablaron los embajadores de España y México en Praga, señores Antonio Pedauyé y González y Federico Salas, y el director del Instituto Cervantes de Praga, Iñaki Abad Leguina, quienes coincidieron en destacar la importancia del novelista no sólo en el ámbito español, sino que para la literatura mundial.

Fuentes, en su conferencia, no habló de sí mismo ni de sus libros, muchos de los cuales están traducidos al checo, como La región más transparente y Gringo viejo, sino que prefirió homenajear a Cervantes y su Don Quijote de La Mancha.

"Tengo un artículo de fe. No hay tradición que se sostenga sin creación que la renueve y no hay creación que valga sin tradición que la preceda. Y creo que ninguna obra literaria ilustra mejor esta convicción que Don Quijote de La Mancha", resaltó Fuentes.

Nacido en 1928 y uno de los culpables del boom de la literatura latinoamericana de los años sesenta y setenta, junto a nombres tan ilustres como los de Mario Vargas Llosa, Gabriel García Márquez y Julio Cortázar, Carlos Fuentes trazó en su discurso una magistral reflexión sobre la trascendencia y actuales resonancias de Don Quijote.

Y el público, unas 200 personas que abarrotaban el salón de actos del Instituto Cervantes de Praga, escuchó casi hipnotizado el discurso de Fuentes, quien se dedicó a enumerar razones de por qué la novela de Cervantes era un clásico imperecedero.

"La gran herencia de Cervantes para su tiempo y el nuestro y quizás para todos los tiempos consiste en decirnos que el mundo es susceptible de muchas explicaciones. Que el mundo no es una realidad fija sino en movimiento. Que toda verdad y toda razón requieren pasar por el cedazo de la duda. Que sólo nos acercamos a la realidad si la ponemos en tela de juicio. Y que sólo nos acercamos a la verdad si no pretendemos imponerla", subrayó Carlos Fuentes.

Las actividades del escritor mexicano en Praga concluyeron el martes por la tarde, con una ceremonia en la Universidad Carolina. En dicho acto, la hispanista Anna Housková analizó el impacto e influencia de Carlos Fuentes en las letras checas.

05-06-2007