Cervecerías, cafeterías y salones literarios en tiempos pasados

11-06-2007

El ambiente de los llamados "salones literarios" de Praga en las postrimerías del siglo XIX, fragmentos de dibujos y los borradores de obras literarias populares los da a conocer la exposición denominada "Los caminos hacia Parnas", instalada en el Palacete Hvezda, en Praga.

En la segunda mitad del siglo XIX se hizo patente en los territorios checos un fuerte movimiento de resurgimiento nacional. Los artistas, periodistas, escritores y otros intelectuales fueron los primeros en reflejar en sus creaciones el deseo de la nación checa por crear un Estado independiente. Los intelectuales hallaban la inspiración y el estímulo para su trabajo sobretodo en las cervecerías populares y cafeterías que se fueron convirtiendo así en una especie de "salones literarios". Así sostiene Yvetta Dörflová, comisaria de la exposición "Los caminos hacia Parnas".

"La idea de hacer esta exposición surgió alrededor del año 2000 en el Monumento de Bellas Letras de Praga. Hasta ese entonces no se había hecho muestra alguna que documentara el importante lugar que les había correspondido a las cafeterías y cervecerías de Praga en la historia del arte y la literatura nacional de los últimos siglos. Nuestra intención fue dar a conocer la vida cotidiana de los escritores y otros artistas. Especialmente a comienzos del siglo XX fueron surgiendo en las cervecerías muchas de las joyas de las letras nacionales, entre ellas, 'Las aventuras del buen soldado Shveik', para mencionar algún ejemplo".

En la exposición instalada en el Palacete Hvezda, el visitante puede observar fotografías de un sinnúmero de "salones literarios", como el "U Stañku", "U Fleku", el "Café Parnas", "U Svatého Tomáse" el "Café Louvre" y otros. Hay allí asimismo muestras de los libros de apuntes de varios intelectuales checos, con los borradores de sus futuras obras en forma de dibujos o apuntes escritos. Una de las salas da a conocer el popular salón de la señora Anna Lauermann que, según documentos de la época, era una mujer encantadora y culta. Su salón fue como una gran punto de encuentro en el que la vida cotidiana se cruzaba con la espiritual y artística. En este salón de Praga buscaban amparo sobretodo los hombres de letras y también la señora Lauermann escribía libros de prosa. Según afirma Yvetta Dörflová, fue difícil escoger entre tantos documentos sobre los locales "artísticos" de Praga.

"Cuando comenzamos a preparar la muestra nos habíamos propuesto el objetivo de visitar todas las cervecerías y cafeterías de Praga donde solían reunirse los intelectuales checos. Pero pronto nos hemos dado cuenta de que era imposible, ya que en la capital existía un sinnúmero de semejantes lugares. Por ello hemos optado por documentar la vida en los locales más "inspirativos", o sea, los más concurridos por los artistas", recalcó Yvetta Dörflová.

En algunos de esos locales suelen juntarse hasta hoy pintores, actores y escritores. También ellos confían en encontrar allí a las musas de las artes y, gracias a ellas, hallar una nueva inspiración.

La exposición que da a conocer los locales hacia los que los intelectuales checos recurrían en busca de las musas, estará abierta al público en el Palacete Hvezda en Praga hasta finales de octubre.

11-06-2007