Chequia prepara un plan para diagnosticar y tratar mejor el autismo

22-02-2016

La situación de las familias con hijos autistas debería empezar a mejorar pronto en la República Checa. El Gobierno ha aprobado la elaboración de un plan para acelerar el diagnóstico de este trastorno, mejorar la asistencia pública a los afectados y facilitar su inserción social.

Foto ilustrativa: FreeDigitalPhotosFoto ilustrativa: FreeDigitalPhotos En la República Checa hay diagnosticados más de 100.000 casos de autismo, aunque no existen estadísticas precisas. La atención pública a este problema sigue siendo sin embargo ineficiente. En muchos casos el trastorno tarda más de un año en ser diagnosticado y la asistencia económica o logística proporcionada por el Estado es a menudo insuficiente.

Ante este panorama, el ministro de Derechos Humanos, Jiří Dienstbier, ha propuesto la elaboración de un plan para mejorar la situación de las familias con autistas a su cargo, anunció.

“La situación no es buena en toda una serie de temas. Quizás lo más importante es que el diagnóstico se haga a tiempo. En cuanto a mejorar la asistencia, los ministerios de Sanidad, Educación y Trabajo no tienen problema y han aceptado colaborar”.

De acuerdo con la comisión del Gobierno encargada de estudiar el caso, debido a las deficiencias que se dan en este campo en la Sanidad Pública, los padres con hijos autistas muy frecuentemente acuden a psicólogos y otros especialistas no médicos. Después sus resultados no son reconocidos por los médicos que juzgan la situación y en base a cuyo dictamen se conceden las ayudas económicas. De esta manera a menudo las familias con hijos autistas no reciben apoyo económico y se ven en dificultades financieras.

Jiří Dienstbier, foto: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaJiří Dienstbier, foto: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaSe contará por tanto en el plan con la creación de un protocolo para detectar rápidamente el autismo en el marco de la sanidad pública. Se considera imprescindible a su vez que las familias tengan acceso a un asesor y no tengan que descubrir todo sobre el autismo por ellas mismas, como sucede en la actualidad. Al mismo tiempo se tratará de mejorar la formación las terapias de los afectados.

En general los colectivos de padres denuncian la falta de preparación de los pedagogos y la escasa cantidad de especialistas en el tema que sufre la República Checa, lo que reduce la perspectiva de inserción social para los afectados por el autismo.

Por este motivo, según la comisión gubernamental, debería reforzarse, por un lado, la asistencia a las escuelas y profesores que trabajan con niños autistas, y por otro la capacidad de las oficinas de empleo para encontrar a estas personas un trabajo adecuado cuando llegan a adultos.

El trabajo del equipo liderado por el ministro Dienstbier debería informar al Gobierno sobre las medidas concretas a finales de año.

22-02-2016