Chequia se opone a la violencia en Hong Kong

19-08-2019

La Embajada china no está de acuerdo con las declaraciones de algunos políticos checos que han apoyado a los participantes en las protestas antigubernamentales en Hong Kong.

Foto: ČTK/AP/Vincent ThianFoto: ČTK/AP/Vincent Thian Políticos checos han expresado sus posturas críticas frente a la situación en Hong Kong, lo que enfadó a la Embajada de China en la República Checa.

El presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, Pavel Fischer, y el jefe de la Confederación Checo-Morava de Sindicatos, Josef Středula, hicieron un llamamiento abierto a la embajada para que China respete los Derechos Humanos de sus habitantes, pidiendo que la Policía se abstenga de toda forma de violencia contra los manifestantes en las protestas que han tenido lugar en los últimos dos meses en Hong Kong.

La Embajada china respondió de una forma negativa a las cartas abiertas. En una publicación en Facebook, escribió que las opiniones de los políticos checos son erróneas, y que representan una intromisión en los asuntos internos de China.

El texto publicado en Facebook contiene el siguiente mensaje, intermediado por la Radio Checa.

Foto: ČTK/AP/Apple DailyFoto: ČTK/AP/Apple Daily “Nuestra embajada ha registrado las declaraciones de políticos e instituciones checas sobre la situación en Hong Kong. Algunos de ellos han escrito cartas abiertas. Sus opiniones son erróneas e interfieren en los asuntos internos de China. Estamos en contra de tal procedimiento. La situación actual en Hong Kong se ha transformado en violencia extrema. La actitud de los manifestantes radicales ha dejado de ser una cuestión de libertad de expresión”.

La declaración ha provocado una cadena de reacciones en la red social. El Ministerio de RR.EE. checo ha tomado nota del mensaje, pero se abstiene a comentarlo.

El senador Pavel Fischer instó en su carta al Gobierno de Beijing a acabar con la violencia en Hong Kong y acordar la paz con los ciudadanos. Hizo hincapié en que no es el único en defender los derechos de los manifestantes.

“Decidí hacer un llamamiento al embajador chino para que su Gobierno considere con mucho cuidado el uso de los medios coercitivos en Hong Kong. La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos hizo un llamamiento similar, entonces no soy el único que comparte esta opinión”.

El senador insiste en su punto de vista, tal y como indicó a la Radio Checa. Considera que el empleo de la violencia en Hong Kong es innecesario.

Pavel Fischer, foto:  Jindřich Nosek CC BY-SA 4.0Pavel Fischer, foto: Jindřich Nosek CC BY-SA 4.0 “Lo importante es que la ciudad de Hong Kong, reconocida hasta ahora como una de las más pacíficas del mundo, no se deje consumir por la violencia y brutalidad policial, como lo hemos visto en los últimos días y semanas”.

También la Confederación Checo-Morava de Sindicatos escribió una carta abierta a la Embajada de China, pidiendo el fin de la represión. Los sindicalistas exigen que el Gobierno deje de ejercer la presión sobre las compañías y autoridades chinas, que se ven obligadas a despedir a los empleados que participan en las manifestaciones.

Las protestas masivas en Hong Kong empezaron a raíz del polémico proyecto de ley de extradición a China continental. Gradualmente se convirtieron en manifestaciones por la democracia y por la destitución de la jefa del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam.

Mientras tanto, el entrenamiento de unidades paramilitares en la ciudad china de Shenzhen, ubicada en la frontera con Hong Kong, provoca preocupación a nivel internacional. Estas maniobras insinúan que China podría reprimir las manifestaciones en la antigua colonia británica recurriendo a la fuerza militar.

19-08-2019