Chequia se prepara contra los ataques cibernéticos

31-01-2017

El Gobierno checo reconoció que el país no dispone de una buena defensa cibernética, por lo que encargó la tarea al Servicio de Inteligencia Militar. La decisión ha disgustado a los operadores de Internet que sostienen que semejante medida atenta contra el ciberespacio de la República Checa.

Foto ilustrativa: Pexels / Pixabay CC0, public domainFoto ilustrativa: Pexels / Pixabay CC0, public domain La guerra silenciosa, como se ha llamado a los ataques cibernéticos, amenaza a todos por igual. Las actividades de los hackers contra los gobiernos e instituciones públicas y privadas van en aumento y amenazan la seguridad de las naciones.

Un despacho de prensa del Ministerio de RR.EE. indica que su correo electrónico fue víctima de un ataque de hackers, no identificados. Fue infiltrada la correspondencia entre los funcionarios ministeriales, pero según se indica en ningún caso se trató de informaciones secretas.

El ciberespacio se ha convertido en un nuevo campo de batalla, y desde ahí se amenaza la seguridad de todos los países ya sean grandes o pequeños. Es por eso que Gobierno checo aprobó una enmienda a la ley del Servicio de Inteligencia Militar, según indicó Jan Beroun, director del ente.

Jan Beroun, foto: ČTKJan Beroun, foto: ČTK “El Gobierno reconoció que en la defensa cibernética hay grandes lagunas. Faltan instrumentos para garantizar la seguridad. Es por eso que el Ejecutivo alertó sobre la necesidad de construir una efectiva defensa cibernética”.

Las medidas no han sido bien recibidas por los operadores privados de Internet que temen un abuso por parte de las autoridades que califican de atentado contra la privacidad de los ciudadanos.

En una carta abierta al primer ministro, Bohuslav Sobotka, los empresarios aseguran que la intervención del Servicio de Inteligencia Militar puede hacer más vulnerable el ciberespacio.

Unas 1.400 personas y representantes del Partido Pirata se expresaron en contra de la enmienda a la ley. El director Beroun insiste en que la gravedad de la situación amerita tomar medidas y rechaza cualquier ataque contra la privacidad.

Bohuslav Sobotka, foto: Khalil Baalbaki, ČRoBohuslav Sobotka, foto: Khalil Baalbaki, ČRo “La defensa del espacio cibernético debe responder a los criterios militares. Necesitamos información sobre la procedencia de un eventual ataque, de qué tipo de enemigo se trata, porque en el momento que empiece el ataque ya sería tarde”.

El Servicio de Inteligencia Militar estregará a las empresas de Internet un dispositivo pasivo que en caso de sospecha de amenaza analizará el tráfico de informaciones en las redes.

Las actividades del Servicio se rigen por la ley y esto garantiza una serie de instrumentos de control a diferentes niveles. Los agentes no recibirán un cheque en blanco para la ejecución de sus operativos, todo debe estar acorde con lo que rige en caso de un ataque externo que afecte la propiedad, la salud o los principios democráticos de la República Checa.

31-01-2017