Chequia trabaja en su propia vacuna contra la enfermedad COVID-19

05-05-2020

Científicos checos creen tener la información suficiente sobre la enfermedad COVID-19 como para que Chequia inicie una investigación enfocada a la creación de su propia vacuna contra el coronavirus. Este lunes se ofreció más información sobre el proyecto en el Ministerio de Salud.

Foto: Pixabay CCOFoto: Pixabay CCO Si no encontramos una vacuna contra el coronavirus, será difícil volver a una normalidad absoluta. Esa es la premisa de la que parten grupos de científicos de todo el mundo, que afanosamente investigan una vacuna que pueda inmunizar a la población contra la enfermedad COVID-19.

En el marco de estas investigaciones, el Instituto Estatal de Salud de la República Checa tiene su propio proyecto de vacuna. Se trata de una colaboración entre el Ministerio de Salud checo, el Instituto Estatal de Salud, el Instituto de Medicina Clínica y Experimental (IKEM) y el Instituto de Hematología y Transfusión Sanguínea.

Roman Prymula, foto: ČTK/Vondrouš RomanRoman Prymula, foto: ČTK/Vondrouš Roman De acuerdo con declaraciones a la cadena CNN Prima News del primer ministro checo, Andrej Babiš, Chequia planea el desarrollo de una vacuna desde que apareció el virus.

La noticia fue confirmada a la Radio Checa por el viceministro de Salud, Roman Prymula, quien señaló que una vez que este remedio esté listo, será necesario probarlo en voluntarios durante alrededor de un año y medio antes de aplicar la vacuna de forma generalizada.

“Es el tiempo necesario para evaluar si la vacuna tiene efectos secundarios y cuál es la dosis necesaria. También necesitamos estudiar cómo se alcanzaría la inmunidad contra el virus y ver si la vacuna es realmente efectiva”.

En una conferencia de prensa ofrecida este lunes en el Ministerio de Salud, el ministro de dicha cartera, Adam Vojtěch, quiso aclarar que la investigación se dividirá entre tres fases, y que existen unas condiciones estrictas para pasar de una a otra. No obstante, en términos generales se mostró optimista y cree que los primeros experimentos en humanos podrían tener lugar dentro de este año.

Foto: Fernando Zhiminaicela, Pixabay / CC0Foto: Fernando Zhiminaicela, Pixabay / CC0 La primera fase, en la que se encuentra el estudio en estos momentos, está centrada en la investigación de laboratorio. Más adelante, se realizarán experimentos en modelos animales. De salir bien este paso, la última fase consistiría en aplicar la vacuna en cientos de voluntarios.

Vojtěch mencionó también que Chequia ya tiene suficiente información y experiencia como para centrarse en esta tarea.

“El objetivo es proteger a nuestros ciudadanos lo antes posible contra el nuevo coronavirus. Llevamos ya unos meses estudiando el virus, y gracias a todos los test y a las investigaciones realizadas tenemos suficiente información y experiencia sobre el comportamiento del virus como para comenzar un proyecto tan ambicioso como este”.

Asimismo, se insistió en la importancia de desarrollar una vacuna propia, ya que permitiría que el país fuese menos dependiente de mercados externos.

Věra Adámková, foto: ČTK / Michal KrumphanzlVěra Adámková, foto: ČTK / Michal Krumphanzl Por otro lado, la directora de la investigación, Věra Adámková, declaró que espera que en unos meses puedan tener la primera vacuna de prueba. Pero señaló que hasta dentro de dos meses no serán capaces de dar nuevas noticias sobre cómo avanza el proyecto.

En lo que se refiere a la financiación, se estima que el desarrollo de esta investigación podría costar en torno a un millón de euros. Por su parte, el Ministerio de Salud y Andrej Babiš ya han asegurado que se puede contar con el apoyo económico del Estado.

En la conferencia de prensa estuvo también presente el director del Instituto Estatal de Salud, Pavel Březovský, quien dijo que los laboratorios donde se llevarán a cabo las pruebas están perfectamente preparados para la tarea. Březovský recalcó que anteriormente se estudió en el mismo laboratorio el MERS, por lo que se conocen bien las medidas de seguridad que deben tomarse.

Aunque por el momento no hay ningún acuerdo cerrado, el Ministerio de Salud abre la puerta a la colaboración con otras instituciones internacionales a lo largo de la investigación.

05-05-2020