Chubascos se ciernen sobre la frágil coalición gubernamental

04-03-2004

Chubascos se ciernen sobre el Gobierno checo. El diputado Tomás Vrbík abandonó la Unión de la Libertad. La coalición gubernamental pierde así la frágil mayoría en la Cámara Baja.

Tomás Vrbík abandonó la Unión de la Libertad, foto: CTKTomás Vrbík abandonó la Unión de la Libertad, foto: CTK El diputado Tomás Vrbík se ha pronunciado siempre en contra de la participación de la Unión de la Libertad, de centroderecha, en una coalición gubernamental junto con la Socialdemocracia. Criticó la reforma de las finanzas públicas, así como el enorme déficit del presupuesto estatal.

El desacuerdo a largo plazo de Tomás Vrbík con la dirección política de la Unión de la Libertad culminó con su decisión de abandonar el partido.

"He llegado a la conclusión de que no soy capaz de compromisos en caso de otras propuestas que se nos presentan, tales como la declaración de la renta o como el de la propuesta de que el subsidio de enfermedad lo paguen los empresarios en vez del Estado".

Tomás Vrbík abandonó el partido, pero permanece como miembro de la facción de la Unión de la Libertad en la Cámara de diputados. Teóricamente, la coalición gubernamental sigue teniendo la mayoría de un sólo voto en la Cámara. Sin embargo, la realidad puede ser muy diferente.

Tomás Vrbík señaló que considerará individualmente su apoyo a cada proyecto de ley que llegará a la Cámara, rechazando votar en pro de los proyectos que contradigan el programa electoral de la Unión de la Libertad.

El abandono del partido de Tomás Vrbík ha creado una tensa atmósfera en el seno de la coalición gubernamental, pero la situación es más dramática en la propia Unión de la Libertad, donde otros diputados amenazan con seguir los pasos de Tomás Vrbík.