Coelho: Debo mi fama al Niño Jesús de Praga

03-05-2005

El escritor brasileño, Paulo Coelho, firmó en Praga la edición checa de su última novela "El Zahir". Su viaje a la República Checa fue al principio un secreto que debía ser revelado en su libro autobiográfico que saldrá el año próximo. "Cierro el círculo en el lugar donde todo comenzó", dice el literato.

Paulo Coelho (Foto: CTK)Paulo Coelho (Foto: CTK) Todo comenzó en el año 1982 cuando el entonces desconocido brasileño Coelho visitó Praga por primera vez. Sin saber porqué lo atraía fuertemente la iglesia de Santa María de la Victoria en la Ciudad Pequeña. Al entrar en el templo y divisar al Niño Jesús de Praga, que hasta ese momento no había conocido, sabía que me esperaba, dijo Coelho en una entrevista para el periódico Lidové Noviny. Coelho pidió al Santo Niño que le ayudara a cumplir su sueño - convertirse en un escritor famoso en el mundo entero.

Veintitrés años después el autor de "El Alquimista", "Verónica decide morir" u "Once minutos" volvió para entregar al Niño Jesús de Praga una ofrenda que lleva la inscripción "Obrigado Menino Jesus de Praga, Paulo Coelho".

Paulo Coelho (Foto: CTK)Paulo Coelho (Foto: CTK) El escritor brasileño proporcionó durante la presentación de su libro Záhir en Praga más de dos mil autógrafos. "Es una prueba de que en este pequeño país se lee mucho", expresó Coelho deleitado y agregando que su visita era un secreto todavía dos días antes de su llegada.

La República Checa la considera como su segundo lugar natal, ya que su vida actual empezó después de esa primera excursión a Praga. Además es el país con las chicas más guapas, después de Brasil, claro.

Paulo Coelho mostró en Praga que no es sólo un autor de libros con temas espirituales, sino también un hombre común de carne y hueso que enciende un cigarrillo tras otro, aprecia el vino y cuenta chistes verdes.

Los críticos no toman sus libros en serio y en la República Checa lo comparan a veces con Michal Viewegh, autor de una serie de best-sellers. Coelho lo comentó expresando que no escribe por el dinero. "Intento entender a través de la escritura mi propia vida. Todo lo que deseaba y me dije en el año 1982 en Praga se cumplió. Alcanzar a todo el planeta. Lo conseguí", dijo el escritor brasileño durante su reciente visita a la República Checa.

03-05-2005