¿Cómo viven en la República Checa?

15-08-2003

¿Irse a vivir al país extranjero y conocer una realidad cultural distinta? ¿Por qué no? Ni la barrera lingüística los ha podido parar. No son pocos los hispanohablantes que se han instalado en la República Checa, unos por varias semanas, otros por meses y años.

Andreu, maestro de catalán en la universidad de Praga, vive en la República Checa desde hace casi cuatro años. Está contento, pero ¿no se dio durante ese tiempo algún momento, alguna situación en que se dijera: "Ahora ya basta y regreso a Mallorca"?

"No, pienso que regresar a Mallorca no, porque de hecho yo enseño catalán fuera de Mallorca desde hace ocho años. Entonces, para mí sería muy difícil volver a Mallorca a vivir. No hubo ningún momento en que dijese que dejaría eso pero sí algún momento en que me dije que me gustaría, por ejemplo, viajar y trabajar en otro p aís eslavo, y montar otro lectorado de catalán allí".

Praga parece ser la ciudad prometida para los extranjeros que decidieron vivir en la República Checa. Pero a veces quizás le entran a uno las ganas de abandonarla y salir a vivir a otro lugar dentro de este país. Así le ocurrió a Elia, de España.

"Sí, sobre todo cuando iba a clases de checo y estaba muy interesada en aprender checo y me lo tomaba muy en serio. Entonces pensé que viviendo en otra ciudad más pequeña podría sumergirme más en el idioma checo porque en Praga hay una comunidad extranjera muy grande y es difícil practicar bien el checo porque siempre estoy con amigos españoles, o que hablan inglés, o checos que hablan inglés muy bien. Por eso quería hacerlo. Pero por otro lado me gusta la vida cosmopolita de Praga".

El idioma checo es difícil, coinciden todos, entre ellos Keyffer, de Venezuela.

"Es muy difícil la lengua checa. Me parece muy complicada. Bueno, hay algunas palabras en checo que al pronunciarlas o escribirlas se parecen al español. Pero hay unas que no tengo la mínima idea de que significan y la pronunciación de cada palabra es demasiado difícil".

MallorcaMallorca Esforzarse por dominar el idioma del país en el que uno vive es lógico, aunque sea una lengua como el checo que se habla sólo en un territorio limitado. Pero ¿estudiarían el checo, por ejemplo, los catalanes que viven en Cataluña? ¿Qué opina Andreu, al que cada vez a principios del año lectivo sorprende el interés de los estudiantes checos por el catalán?

"Yo pienso que sí, ¿por qué no? Pienso que cualquier cultura puede aprender cualquier lengua siempre y cuando se disponga de los instrumentos adecuados para fomentar esa cultura y esa lengua. Lo que pasa es que esto por ahora no existe. Pienso que el Gobierno checo no hace ningún tipo de promoción del checo fuera, o no en la misma medida como lo hace, por ejemplo, Andorra, Cataluña o las Islas Baleares. Pero pienso que hay mucha gente que está interesada en las culturas eslavas, entonces, ¿por qué no en la cultura y la lengua checa? Hay muchísima relación entre vuestro país y Cataluña, por ejemplo, porque mucha gente se va a Barcelona, a Costa Brava. Pienso que ese tipo de relación turística que hay es uno de los factores que puede ayudar a que la gente aprendiese checo, ¿no?"

Pues, no vacilen, estimados radioescuchas, y vengan a comprobar cómo es la vida en la República Checa. Las vacaciones aún no se acaban. ¿Y qué les recomendaría en esta ocasión Miguel, de México?

"Sería venir a Praga, e informarse antes de venir sobre lo que realmente es la historia de la República Checa, cómo se formó, que ha pasado, digamos, de la edad media hasta la fecha, para poder entender toda la arquitectura, y en el siglo veinte entender el comportamiento de las personas".

15-08-2003