Comunismo amenaza a la sociedad checa

01-06-2005

La ideología comunista representa un peligro para la sociedad checa actual, por lo tanto hace falta esforzarse por una enmienda a la ley penal que iguale la propagación del comunismo con la propagación del fascismo. A esta conclusión llegaron expertos y políticos que ayer martes debatieron en el Senado checo sobre las amenazas del comunismo.

Senador Martin Mejstrik (Foto: CTK)Senador Martin Mejstrik (Foto: CTK) Las intenciones de voto del Partido Comunista checo han superado según los sondeos el veinte por ciento, convirtiéndose en el segundo partido más popular en la República Checa, después del opositor Partido Cívico Democráctico. Ello se debe, según los politólogos, al hecho de que los comunistas han permanecido en la oposición durante todo el período posterior a la restauración de la democracia en el país.

El mayor peligro del comunismo consiste en el olvido. La sociedad pierde la memoria y no recuerda suficientemente la monstruosidad de esta ideología, resaltan los que participaron ayer en el debate público en el Senado, figurando entre ellos representantes de la Confederación de Presos Políticos, juristas y politólogos. El senador y ex líder estudiantil, Martin Mejstrík, es uno de los que promueven la enmienda a la ley penal que permita sancionar la propagación del comunismo de igual manera que la propagación del fascismo. Dicho reglamento debió haberse adoptado inmediatamente tras noviembre de 1989, opina Mejstrík.

Senador Martin Mejstrik (a la izquierda) Foto: CTKSenador Martin Mejstrik (a la izquierda) Foto: CTK "La élite política de entonces no encontró fuerza, coraje o ganas de hacerlo. Opinamos que 15 años después del cambio no es tarde. El comunismo es en su misma esencia una ideología peligrosa, y especialmente en Europa Central deberíamos empezar a tratarlo con más vehemencia que por ejemplo los países de Occidente".

A diferencia de sus colegas eurooccidentales los comunistas checos no rechazaron las ideas de Lenin de la revolución y de la dictadura del proletariado, recordó el politólogo Stanislav Balík, de la Universidad Masaryk de Brno, agregando que los diputados comunistas siempre se han opuesto en el Parlamento a leyes referentes al régimen anterior, las restituciones o indemnización a las víctimas del comunismo, por ejemplo.

Con camisetas decidió advertir ante el peligro constante del comunismo un grupo de jóvenes checos, que organizaron ayer en una cafetería de Malá Strana de Praga un desfile de moda anticomunista. Estudiantes presentaron unos 300 modelos de camisetas que lucían estrellas de cinco puntas rodeadas de calaveras o inscripciones como "Gulash pionero, no olvides".

01-06-2005