Continúa la guerra entre la Alcaldía de Praga y los taxistas

05-06-2002

Combatir a los taxistas deshonestos en Praga. Esta es una de las tareas que se plantea el Ayuntamiento capitalino que sigue adoptando una serie de medidas encaminadas a eliminar ese problema.

Taxistas, Foto: CTKTaxistas, Foto: CTK La lucha entre la Alcaldía de Praga y los taxistas deshonestos se agudiza. En días pasados, los concejales enviaron a las calles de Praga a numerosos inspectores y exhortaron también a los ciudadanos a enviar al Ayuntamiento las facturas de los recorridos en taxi si sospechan que pagaron más de lo correspondiente. De ese modo se pretende reunir pruebas contra los taxistas que estafan a los clientes. Además de ello, la Alcaldía solicitó a la policía controlar la observación de las reglas de tránsito por parte de los taxistas.

Los choferes de los taxis consideran estas medidas injustas, calificándolas de venganza por la manifestación, organizada el lunes en Praga por un reducido grupo de miembros de la Asociación de Taxistas en protesta contra las medidas de la Alcaldía. Sin embargo, los mayores servicios de taxis de la capital checa se distanciaron de la manifestación. El jefe de una de ellas, Jirí Kvasnicka, calificó los controles como justos.

"En vista de las constantes quejas de los clientes, que siguen registrándose sobre todo en lugares lucrativos de Praga como, por ejemplo, las zonas céntricas o el aeropuerto, considero que las medidas adoptadas por la alcaldía son adecuadas y comprensibles," dijo Kvasnicka.

El director del personal de la Alcaldía, Zdenek Zajícek, teme ante una eventual venganza de los taxistas. Para este fin solicitó al ministro del Interior, Stanislav Gross, que destinara escoltas para él y los miembros de su familia. Zajícek afirmó que recibió varias amenazas, pero que en ningún caso piensa retroceder.

05-06-2002