Cuba es la cuna de los soneros

20-06-2003

El grupo cubano, Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro, existe ya más de setenta años. Esta semana se presentó por primera vez en Praga.

Desde el primer momento del concierto, los cubanos llenaron la sala con una música muy concentrada y vital. El público estaba entusiasmado y pedía más y más canciones. Eugenio Rodríguez Raspa, líder del Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro, sostuvo que la atmósfera fue fantástica.

"La verdad es que el pueblo checoslovaco conoce la música y sabe lo que es la música. Para nosotros es un orgullo estar aquí y quisiéramos venir siempre aquí, tocar para todos, para Praga y para todo el pueblo checoslovaco".

Cuba siempre ha sido la cuna de los soneros y una fuente importante del son, según indicara otro integrante del grupo, Frank Oropés, conocido como el 'Matador'.

"En Cuba, como se dice vulgarmente, tú tiras una pata y sale un músico. Porque tenemos unas grandes escuelas de la música, el Instituto Superior de Arte, hay muchas escuelas. Desde niños, los muchachos aprenden la música, tenemos esa oportunidad y, además, la música nos nace en el corazón. La tenemos en la sangre", sostuvo el 'Matador'.