Demócrata cristianos a punto de abandonar coalición gubernamental

25-02-2005

La crisis de la coalición gubernamental checa, integrada por socialdemócratas, demócratas cristianos y liberales, sigue en un callejón sin salida. De no superar el Gobierno esta crisis, el presidente, Václav Klaus, consideraría la eventualidad de celebrar elecciones parlamentarias anticipadas.

Primer ministro checo, Stanislav Gross (Foto: CTK)Primer ministro checo, Stanislav Gross (Foto: CTK) La crisis gubernamental, surgida a raíz de las actividades comerciales poco transparentes de la familia del primer ministro, Stanislav Gross, testimonia la fragilidad de la coalición de Gobierno checa, sostienen los comentaristas. Mientras que hasta hace poco la Socialdemocracia, el democristiano Partido Popular y la Unión de la Libertad hallaban siempre consenso frente a los más diversos asuntos, actualmente actúan como rivales. Las negociaciones políticas de los partidos de coalición mantenidas hasta el presente no han aportado solución a la crisis.

La facción socialdemócrata en el Parlamento exhortó al primer ministro, Stanislav Gross, a destituir a los tres ministros demócrata cristianos y formar un Gobierno sin ese partido. Stanislav Gross, confía en que es posible conservar la coalición actual, a la vez que destaca la necesidad de poner fin a la crisis lo más pronto posible.

"No podemos permitir que en el país perdure la inestabilidad política, causada por la crisis del Gobierno. A más tardar a mediados de la semana próxima debemos presentar una solución definitiva a la situación actual".

Vaclav Klaus y Mirek Topolánek (Foto: CTK)Vaclav Klaus y Mirek Topolánek (Foto: CTK) Para el caso de que los demócrata cristianos sigan insistiendo en la dimisión del primer ministro, Stanislav Gross tiene preparadas varias alternativas de cómo encarar la nueva situación. El primer ministro deliberó por ejemplo con Mirek Topolánek, líder de la mayor formación de oposición, el Partido Cívico Democrático, sobre su eventual apoyo tácito a un gobierno minoritario. A su vez, el líder de la democracia cristiana, Miroslav Kalousek, reiteró que su partido desea permanecer en la coalición gubernamental.

"Nuestra postura política es clara. Queremos que el país sea gobernado por una coalición firme, confiable y exitosa, basada en un acuerdo de coalición fiable y que el Gobierno sea encabezado por una persona respetable".

Ante la prolongada crisis reaccionó con preocupación el presidente de la República Checa, Václav Klaus, quien señaló la eventualidad de celebrarse elecciones parlamentarias anticipadas. Klaus pidió a los partidos de la coalición que presenten propuestas para la formación de un Gobierno que encabezaría el país durante los próximos 16 meses que quedan para la celebración de las elecciones parlamentarias regulares. En caso de no haber consenso, el presidente reiteró la posibilidad de celebrar comicios anticipados.

25-02-2005