Democristiano Partido Popular se propone "destronar" a Gross

16-02-2005

Una verdadera batalla campal protagonizan los partidos que integran la coalición gubernamental. La razón: escándalos relacionados con la dudosa compra de un apartamento privado para el primer ministro, Stanislav Gross.

Sarka Grossova y Stanislav Gross (Foto: CTK)Sarka Grossova y Stanislav Gross (Foto: CTK) La dudosa compra del apartamento de Gross y las actividades empresariales poco transparentes de su esposa, Sarka Grossova, ponen en peligro la supervivencia de la coalición gubernamental. El jefe del democristiano Partido Popular, Miroslav Kalousek, declara que los asuntos privados del primer ministro afectan las capacidades del gobierno para actuar. También empaña la confianza y buen nombre de la República Checa en el exterior.

Este jueves se reunirán los líderes de los partidos gubernamentales para deliberar sobre la situación y eventualmente pedir al primer ministro checo que abandone su cargo. El opositor Partido Cívico Democrático propone resolver el conflicto llamando a elecciones anticipadas. El resto de los partidos parlamentarios, sin embargo, rechaza esta propuesta.

"Mi opinión sobre las elecciones anticipadas es bien conocida, es el último de los remedios. Siempre hay varias soluciones para un mismo problema. Depende solamente de nuestra buena voluntad y de saber ponernos de acuerdo. Hay que aprobar la medida más conveniente a los intereses de la República Checa y no de un partido político". Así comentó al respecto el líder del democristiano Partido Popular, Miroslav Kalousek.

Miroslav Kalousek (Foto: CTK)Miroslav Kalousek (Foto: CTK) La resignación del primer ministro significaría la caída de todo el gobierno. Por ello, los democristianos se proponen resolver la crisis dentro de la existente coalición. Stanislav Gross está actualmente de visita oficial en Francia, pero a la distancia rechazó la idea de resignar:

"No veo la mínima razón para solicitar una moción de confianza al Parlamento. Si alguien quiere expresar su desconfianza, está en todo su derecho y si alguien no quiere estar en el gobierno, yo no forzaré a nadie a quedarse. Creo que el democristiano Partido Popular es prescindible para el gobierno".

Tras el retorno de Gross a la República Checa, habrá dos reuniones con el fin de aclarar el asunto y solucionar la crisis: la primera de ellas reunirá a los líderes de la coalición gubernamental y dentro de poco habrá una reunión entre los partidos parlamentarios.

16-02-2005