Después de diez años confirman un nuevo brote de gripe aviar en Chequia

04-01-2017

Las autoridades sanitarias de la República Checa confirmaron este miércoles un brote de gripe aviar en Moravia del Sur. A pesar de que se trata de un tipo de influenza que no amenaza la salud de las personas, los empleados de las granjas se encuentran bajo control médico, al tiempo que se toman medidas para impedir la propagación de la enfermedad.

Los aves de corral cerca de  Moravský Krumlov, foto: ČTKLos aves de corral cerca de Moravský Krumlov, foto: ČTK Unas 20 aves de corral fueron sacrificadas en la localidad de Ivančice en Moravia de Sur tras confirmarse que habían contraído el virus de la gripe aviar. Las autoridades sanitarias ordenaron la creación de un corredor de tres kilómetros alrededor de la granja como protección y uno de 10 kilómetros para la observación general de las aves.

Las mismas medidas valen para Moravský Krumlov, donde fue localizado un segundo brote, ahí será necesario erradicar a unas 100 aves de corral. En ambos casos se trata de granjas pequeñas, pero las autoridades aplican medidas para cortar un posible avance de la enfermedad.

Zbyněk Semerád, foto: ČTKZbyněk Semerád, foto: ČTK Según explicó el director del Servicio Veterinario Estatal, Zbyněk Semerád, los síntomas de las aves enfermas son de fácil identificación.

“Plumas despeinadas, reducción de la producción de huevos, problemas respiratorios, fuertes diarreas y una muerte rápida”.

Las autoridades sanitarias confirmaron que la gripe aviar detectada es de alta patogenicidad del tipo H5. Si bien resulta fatal para las aves no es de gran riesgo para los humanos, según dijo a la TV Checa, Helena Jiřincová, del Instituto de Sanidad.

“Por el momento la probabilidad de contagio es muy reducida, siempre y cuando no se dé una transformación. Resulta que esta cepa no es cercana a las células que encontramos en el aparato respiratorio de los humanos”.

Marián Jurečka, foto: ČTKMarián Jurečka, foto: ČTK El ministro de Agricultura, Marián Jurečka, pidió a los dueños de los corrales, tanto pequeños, como tipo industrial, que informen a las autoridades sobre cualquier sospecha de brote de gripe aviar, porque sólo así se puede impedir una epidemia. En las cercanías de los focos de infección funcionan corrales con un total de 150.000 aves.

Durante un brote de gripe aviar en 2007 fueron sacrificadas más de 170.000 aves de grandes criaderos y unas 1900 procedentes de granjas menores. Las estaciones sanitarias destruyeron más de 600 toneladas de aves muertas.

Casos de gripe aviar fueron reportados en los últimos meses en países como Alemania, Austria, Polonia, Hungría, Francia y Holanda.

04-01-2017