Dienstbier apuesta por la presidencia

11-07-2007

Jirí Dienstbier afirmó que está preparado para presentar su candidatura a la presidencia checa. El ex ministro de Relaciones Exteriores está negociando con diputados y senadores para obtener el apoyo necesario y así competir con Václav Klaus en las elecciones del próximo año.

Jirí DienstbierJirí Dienstbier A Jirí Dienstbier se le conoce, sobre todo, como portavoz del Foro Cívico, ministro de Relaciones Exteriores y vicepresidente del entonces gobierno federal, funciones que desempeñó entre los años 1989 y 1992. Antes trabajó como redactor de la Radiodifusión checoslovaca, corresponsal en el extranjero e investigador del Instituto de Proyectos para la Edificación de Praga.

En la década de los 80, durante el comunismo, fue condenado a tres años de prisión, acusado de subversión. Tras salir de la cárcel, ocupó puestos como cortador de metales, empaquetador de libros, guardián de obras y fogonero de la empresa Metrostav.

Su eventual vuelta a la política activa la explica diciendo que tiene ganas de liberar a la sociedad del negativismo difundido por el actual presidente checo, Václav Klaus.

"Creo que aquí hay que cambiar la percepción de las cosas. Del Castillo emana un gran negativismo y rechazo a lo que sea: a la Unión Europea, a la opinión sobre el calentamiento global, a la sociedad cívica en general, etc. El Castillo, al contrario, debería ser un lugar amistoso que se esfuerce por crear una buena cultura política, por convencer a la gente de que todo lo que vivimos, en general, es positivo, aunque tenga sus defectos. Y eso es lo importante, cambiar el ambiente en la sociedad".

Dienstbier explicó que todavía no cuenta con el apoyo de ningún político de los partidos parlamentarios, pero que está negociando con ellos.

"Estoy negociando con los representantes de varios partidos políticos, pero tengo que reconocer que las negociaciones están en una fase inicial. Por el momento no quiero comentarlas con más detalle. Sin embargo, puedo decir que los partidos muestran interés por hablar conmigo".

El gran favorito de las próximas elecciones presidenciales sigue siendo Václav Klaus, ya que el Partido Cívico Democrático tiene en las dos cámaras del parlamento un total de 122 representantes. Si a Klaus le apoyaran todos ellos, le faltarían tan sólo 19 votos para ganar las elecciones.

Los analistas opinan que Dienstbier tendría una posibilidad real de victoria sólo en caso de que le dé su apoyo algún miembro del Partido Cívico Democrático. A la pregunta de si hay algún interés por parte de los miembros de este partido de apoyar al posible candidato, Dienstbier se niega a responder.

Y de una posible derrota en las elecciones presidenciales, no se preocupa mucho. "Está bien ganar, pero lo importante es mostrar que tienes tu opinión y que sabes defenderla", concluye el político.

11-07-2007