Diputados de Europa y América Latina pedirán a gobiernos de la región que abran sus embajadas para los disidentes en la Habana

16-11-2004

Diputados de Europa y de América Latina viajaron a Costa Rica para pedir a los presidentes iberoamericanos que den seguimiento a la situación de los derechos humanos en Cuba. Los detalles desde San José con nuestro enviado especial, Freddy Valverde.

La República Checa tiene una postura muy clara en cuanto al respeto de los derechos humanos se refiere. En su política exterior ha hecho énfasis en que los derechos fundamentales de las personas están por encima de los intereses económicos.

En nombre de la Cámara de diputados checa viajó a San José de Costa Rica, Petr Bratsky, diputado del opositor Partido Cívico Democrático, quien ante los micrófonos de Radio Praga explicó el objetivo de su viaje.

"Viajamos a este bello país centroamericano con el propósito de exhortar a los presidentes latinoamericanos para que incluyan el tema de los derechos humanos en las deliberaciones de la Cumbre de San José. También queremos pedirles que abran las embajadas de sus países en La Habana para los disidentes cubanos".

El diputado checo recordó lo importante que resultó para el movimiento disidente checoslovaco la solidaridad expresada por los países europeos mediante sus embajadas durante el comunismo en Checoslovaquia.

Al referirse a la situación en Cuba, el diputado Petr Bratsky subrayó que tanto la República Checa como Europa estiman que urge una solución que ponga fin a la violación de los derechos humanos en la isla, porque el pueblo cubano se lo merece.

Ex presidentes, senadores, diputados e intelectuales de Europa y América latina se dieron cita en San José días antes de la cumbre Iberoamericana para entregar a los mandatarios un documento en el que les exhortan para que presten atención a la violación de los derechos humanos en Cuba.

La reunión de San José se conoce como el Foro Internacional por la Democracia en Cuba y participan en el mismo personalidades como el ex presidente de Costa Rica, Luis Alberto Monge, el ex presidente de Uruguay, Luis Alberto Lacalle y cuenta con el respaldo de ex presidente checo Václav Havel, ya que se trata de una actividad auspiciada por el Comité Internacional para la Democracia en Cuba, con sede en Praga.

16-11-2004