Dragones chinos de cristal, la obra más ambiciosa de vidrieros checos

28-02-2020

En un hotel de la isla de Saipán, cuelgan dos enormes lámparas de cristal con forma de dragón que son fruto del trabajo de una empresa checa.

Foto: LasvitFoto: Lasvit

Hasta dos años y medio de trabajo llevó a la empresa Lasvit, una compañía de la República Checa especializada en trabajos de cristal y en la iluminación, ver sus majestuosas nuevas obras recibiendo a los visitantes de un hotel de Saipán, una isla del océano Pacífico.

Leon Jakimič, foto: Alžběta Švarcová, ČRoLeon Jakimič, foto: Alžběta Švarcová, ČRo Se trata de dos lámparas de cristal con forma de dragón, cada una de más de 20 toneladas, compuestas por una gran cantidad de piezas de cristal y metal. Cuando se iluminan, la vista es asombrosa.

El presidente de la compañía Lasvit, Leon Jakimič, contó a la Radio Checa algunos detalles sobre su proyecto más ambicioso hasta la fecha, entre ellos, por qué pensaron que un dragón tenía el simbolismo adecuado para este encargo en concreto.

“Los dragones ya están en Saipán, una de las Islas Marianas del Norte. Están en uno de los hoteles más grandes de la zona, que fue construido por chinos para un gran operador de casinos. La clientela principal del hotel procede de China, entonces, ¿qué hay mejor que un dragón chino? ¿Y por qué no tener dos? Cada uno mide 50 metros y pesa 20 toneladas, cada uno con millones de cristales, piezas metálicas y componentes eléctricos que cuelgan del techo. Fue más difícil montarlo ahí que la propia elaboración de las piezas“.

De hecho, una vez que los dragones estaban terminados, solo instalarlos en el techo les llevó seis meses de esfuerzos en los que los operarios trabajaron durante 10 horas al día. Para entender la magnitud de este enorme proyecto, cabe destacar que se han usado más de 2 500 000 cristales que fueron conectados a mano a las escamas de los dragones.

Foto: LasvitFoto: Lasvit Y hay más, gracias a la presencia de 300 000 luces LED, estos animales mitológicos pueden cambiar de color, lo que convierte esta característica en uno de sus aspectos más llamativos. Para el fundador y presidente de la compañía, Leon Jakimič, era fundamental que la construcción de los dragones se realizara en su mayor extensión en la República Checa, donde cientos de personas han participado en su elaboración directa o indirectamente.

“Nos sentimos patriotas y queríamos producirlo todo en Chequia. Los cristales se han fabricado en nuestras propias fábricas. Tenemos dos en Chequia, en Česká Lípa y en Mladá Boleslav, y una en Shanghái que está dedicada solo al mercado chino”.

Según Jakimič, la combinación de metal con cristal fue todo un reto. No solo por la obvia dificultad de combinar dichas estructuras para conseguir el bello resultado final, sino porque Saipán es una zona con una actividad sísmica notable, por lo que los dragones deberán soportar los eventuales terremotos.

La compañía Lasvit fue fundada en 2007, y a día de hoy es una empresa líder en su sector con oficinas en Nueva York, Londres, París, Milán, Dubái y Hong Kong.

28-02-2020