El discurso del odio se expande en Internet

27-07-2018

El fiscal general del Estado de la República Checa advierte de que están creciendo los discursos radicales en Internet.

Foto: Thomas Ulrich, Pixabay / CC0Foto: Thomas Ulrich, Pixabay / CC0 En 2017 se registró un descenso en el número de delitos cometidos en Chequia. Sin embargo, el fiscal general del Estado, Pavel Zeman, explica que hay que ser cautos a la hora de analizar los datos. Pues aunque este descenso puede estar relacionado con la buena situación económica de la República Checa, también muchos delitos se están trasladando al ciberespacio, donde las autoridades tienen menos medios para detectarlos.

El fiscal considera especialmente problemático el discurso del odio y las ideas radicales que se están expandiendo a gran velocidad en los foros y redes sociales, y destacó que los autores a menudo se descargan de toda responsabilidad y no reciben ningún castigo. Según sus declaraciones para la Radiodifusión Checa, la libertad de expresión tiene unos límites.

“Esto significa que no puede ser que alguien exprese su odio y su racismo contra un grupo de ciudadanos. No puede ser que alguien defienda a los inmigrantes en un artículo y a continuación reciba decenas de comentarios llenos de odio“.

Para luchar contra los delitos racistas que inciten al odio y la violencia, Pavel Zeman cree que las autoridades deberían centrarse en buscar a los responsables y sancionarlos económicamente, ya que es un delito fácil de probar por parte de los jueces.

“En cuanto a la criminalidad en el ciberespacio, es el delito más fácil de probar. No hay problema en encontrar pruebas. Se debe probar una responsabilidad penal concreta. Viendo el crecimiento de las estadísticas, creo que es el momento de que la policía se siente frente al ordenador y persiga estos delitos, no esperar a que haya un aviso judicial“.

Pavel Zeman, foto: Šárka Ševčíková, ČRoPavel Zeman, foto: Šárka Ševčíková, ČRo Además, recalca que la ayuda de los medios de comunicación es fundamental y que no siempre encuentran el apoyo deseado.

“Con frecuencia sucede que los medios muestran el fracaso de las autoridades en algún procedimiento judicial. Pero cuando sí obtenemos resultados, no nos prestan atención“.

Pero el problema de los discursos radicales y la libertad de expresión, es decir, buscar cuáles son los límites de lo que uno puede decir en Internet, no es una preocupación solo en la República Checa. En opinión de Zeman, este es un problema global al que se enfrenta la sociedad actual.

27-07-2018