El festival Mene Tekel denuncia la persecución de los católicos en el comunismo

28-02-2017

Los caminos de la Fe y los caminos de la libertad, estos son los temas de la XI edición del festival Mene Tekel contra el totalitarismo que transcurre en Praga. La iglesia de Nuestra Señora de las Nieves fue escenario de un concierto solemne este lunes con la asistencia de antiguos presos políticos.

Daniel Herman, foto: ČTKDaniel Herman, foto: ČTK La difícil situación internacional, en la que la violencia y el odio están a la orden del día en varias zonas del planeta, obliga a recordar los horrores perpetrados no hace tanto tiempo atrás en los países al otro lado de la Cortina de Hierro.

Desde hace 11 años los organizadores del festival Mene Tekel rinden homenaje a las víctimas de los regímenes totalitarios y advierten ante los peligros que amenazan a la sociedad, según explicó su director Jan Řeřicha.

“La edición de este año está dedicada a la fuerza de la palabra, al abuso de la palabra. También está dedicada a los caminos de la Fe y a los caminos de la libertad. Creo que se trata de temas muy amplios y actuales“.

Jan Řeřicha, foto: ČTKJan Řeřicha, foto: ČTK El ministro de Cultura, Daniel Herman, fue uno de los oradores de la jornada y aprovechó la ocasión para llamar la atención sobre el peligro que se cierne sobre la sociedad checa, al tiempo que exhortó a no bajar la guardia.

“Hoy, cuando aparecen voces que tratan de relativizar los crímenes del régimen comunista el significado de esta actividad resulta de gran actualidad“.

El festival Mene Tekel recuerda este año la persecución sufrida por los católicos checoslovacos a partir de la llegada de los comunistas al poder en 1948. Fue preparada una exposición denominada la Dictadura contra la Esperanza que demuestra los métodos utilizados por el régimen contra la Iglesia y los creyentes.

De la exposición Mene Tekel, foto: ČTKDe la exposición Mene Tekel, foto: ČTK Partiendo de que las atrocidades contra la libertad tuvieron lugar también en otros países bajo la influencia del Kremlin, los organizadores del festival dedicaron un capítulo a países como Lituania y Letonia, que también sufrieron en carne propia la represión del totalitarismo comunista.

Para este año el festival Mene Tekel cuenta con 30 actividades que van desde exposiciones, charlas, seminarios y proyecciones de documentales, que ofrecen un testimonio de lo ocurrido en los países carentes de libertad y democracia. Los organizadores hacen énfasis en la importancia de conocer el pasado para evitar su repetición.

28-02-2017