El festival Primavera de Praga y su estelar fin de semana

21-05-2001

Si desea escuchar la versión original, presione aquí.

John Elliot GardinerJohn Elliot Gardiner Se dice que Arturo Toscanini solía insultar a los músicos durante los ensayos con palabras que no pueden ser publicadas. Ya aquella era de tiranos al frente de las orquestas ha quedado atrás, pero en la profesión de director sigue desempeñando un importantísimo papel la autoridad. Y John Elliot Gardiner tiene mucha: despierta respeto y hasta temor con su fama artística y humana, con su intransigencia y exigencia. Sin lugar a dudas, fueron la voluntad férrea y la visión de este director británico las que condujeron a la Orquesta Filarmónica Checa a la ejecución magistral de obras de Dvorák, Berlioz y Shostakovich en la sala de conciertos Smetana de la Casa Municipal de Praga, el viernes pasado. La noche del sábado le perteneció por entero al mundialmente famoso violinista Gil Shaham, quien acompañado por su hermana, la pianista Orli Shaham, ofreció un recital en el Rudolfinum integrado por obras de Beethoven, Prokofiev, Ravel y Stravinský. Y hay que decir que el virtuoso no se dejó amilanar por la cuerda que se le partió a su instrumento durante la actuación y sin la cual concluyó excelsamente el último movimiento de la sonata de Beethoven que interpretaba.