El fin de la memorización inútil

01-09-2005

Para casi un millón y medio de estudiantes y decenas de miles de profesores de escuelas primarias y secundarias ha empezado este jueves el nuevo año escolar.

Ministra de Educación, Petra Buzková (Foto: CTK)Ministra de Educación, Petra Buzková (Foto: CTK) "Empezamos otro año escolar de esta difícil y exigente actividad que es la educación. Deseo a todos que en nuestras vidas prevalezcan este año los acontecimientos alegres sobre las preocupaciones", con esas palabras la ministra de Educación, Petra Buzková, se dirigió a los estudiantes y profesores en su habitual discurso con motivo del inicio del nuevo año escolar.

Con el fin de la memorización inútil, empieza una época en la que los estudiantes checos aprenderán cómo aprovechar en la práctica la información adquirida. Eso promete la nueva ley escolar. Según la misma, los directores de las escuelas tendrán más mano libre en cuanto al plan de estudios, y las escuelas que creen su propio programa no se verán obligadas a seguir el plan de estudios estipulado por el Ministerio de Educación.

Otra novedad es, por ejemplo, la calificación de los alumnos que abandonen a finales de año la escuela primaria para ingresar en la secundaria. Su certificado incluirá por primera vez, además de las notas, una calificación verbal, capaz de valorar mejor los conocimientos de los estudiantes. Foto: CTKFoto: CTK

Por otro lado, un problema difícil de combatir sigue ensombreciendo el sector de la educación checa: se trata del acoso. Según datos estadísticos, un 40 por ciento de escolares son víctimas del acoso por parte de sus compañeros de clase. Injurias y burlas son la forma más habitual de acoso y cada décima parte de los niños acosados tiene que hacer frente a ataques físicos. La psicóloga Vera Kramerová sostiene que los padres no deberían subestimar ese problema.

"En tal caso los padres deberían dirigirse al maestro del curso, al director o al consultorio pedagógico-psicológico. Lo importante es que los padres le crean a su hijo y se tomen en serio sus problemas, ya que en algunos casos incluso está en peligro la vida del niño", resaltó la psicóloga.

01-09-2005