El futuro del primer ministro Babiš depende de las elecciones presidenciales

25-01-2018

El primer ministro Andrej Babiš presentó su dimisión este miércoles y acto seguido el presidente Miloš Zeman le pidió la formación de un nuevo Gabinete.

Andrej Babiš, Miloš Zeman, foto: ČTKAndrej Babiš, Miloš Zeman, foto: ČTK El líder del movimiento ANO, Andrej Babiš, ganó las elecciones generales de octubre, pero no puede gobernar en forma a pesar de contar con el firme respaldo del presidente de la República, Miloš Zeman.

La última palabra la tiene la Cámara de diputados que negó el voto de confianza al Gabinete de Babiš, porque éste es sospechoso de abuso de fondos europeos.

El presidente de la República, Miloš Zeman, ha manifestado en más de una oportunidad su apoyo al primer ministro, y lo repitió este miércoles al aceptar la dimisión del Gobierno.

“No puedo descartar una derrota electoral. En tal caso cumpliré mi promesa y nombraré a Andrej Babiš primer ministro en el transcurso de febrero. Tomando en cuenta que se trata de un periodo de tiempo muy corto no le exigiré la confirmación del apoyo mayoritario de la Cámara Baja”.

Miloš Zeman había indicado con anterioridad que exigiría a Babiš que demostrara el apoyo de al menos 101 diputados, de un total de 200, para nombrar al Gabinete salido de un segundo intento.

Tomando en cuenta que la segunda vuelta de las elecciones presidenciales tendrá lugar el viernes y sábado próximos, el futuro de Babiš depende de quién ganará.

“Haremos todo lo posible por obtener el respaldo de la Cámara. Resultará clave quién llevará la presidencia de la República. En caso de la elección de Jiří Drahoš nuestro tiempo se verá limitado hasta el 7 de marzo (fin del periodo presidencial). En caso de darse la reelección del presidente actual, supongo que tendríamos más tiempo para las negociaciones con las otras formaciones”.

Jiří Drahoš, foto:  Jindřich Nosek CC BY-SA 4.0Jiří Drahoš, foto: Jindřich Nosek CC BY-SA 4.0 Las elecciones generales de octubre llevaron a la Cámara Baja a diputados de un total de nueve formaciones de las cuales ocho habían anunciado que no integrarían un Gobierno con Andrej Babiš como primer ministro.

La razón del rechazo ha sido el proceso por fraude de fondos europeos que deben afrontar Babiš y el vicepresidente de ANO, Jaroslav Faltýnek. Después de arduas negociaciones, la Comisión de Inmunidad de la Cámara de diputados recomendó quitar la inmunidad a los dos políticos y entregarlos a la Justicia.

Andrej Babiš es actualmente un primer ministro en dimisión con un proceso judicial sobre sus espaldas, que depende del resultado de las elecciones presidenciales para tratar de echar a andar su proyecto de Gobierno.

Los comunistas han sido los únicos en confirmar públicamente que no les molesta que el primer ministro afronte un proceso por sospechas de corrupción, y que sin integrarlo podrían tolerar al Gobierno de Babiš. Una actitud más solapada y hasta ambigua mantiene el partido antiinmigración SPD de Tomio Okamura.

25-01-2018