El Gobierno aprueba nuevas leyes para los servicios de taxi

28-02-2019

Los taxistas tradicionales y los servicios de taxi de prepago tendrán unas condiciones similares en la República Checa, en caso de que finalmente el Parlamento y el presidente acepten las normas aprobadas por el Gobierno.

Foto: Pexels, Pixabay / CC0Foto: Pexels, Pixabay / CC0

El Gobierno checo aprobó este miércoles una propuesta relativa a la implementación de cambios en los servicios de taxi.

Ministr dopravy Dan Ťok, foto: OISV, Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0Ministr dopravy Dan Ťok, foto: OISV, Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0 Las disputas entre los taxistas tradicionales y las nuevas compañías que ofrecen servicios similares vienen ya de largo en el país, y se espera que estos cambios igualen las condiciones entre ambos. No obstante, la propuesta no agrada a todos.

Las modificaciones incluirían por lo general una relajación de las exigencias a los taxistas que decidan utilizar una aplicación que señale previamente el precio del trayecto a recorrer. En este caso, ya no será obligatorio llevar taxímetro, ni señales luminosas en el techo del automóvil, entre otras cosas, como señala el presidente del Consejo de Transportes, Martin Kolovratník.

“En esta propuesta se retiran, por ejemplo, la obligación relacionada con hacer un examen de la topografía municipal, la obligación de tener un registro electrónico de todos los pasajeros. Por lo tanto, las condiciones actuales van a ser un poco menos estrictas”.

Los taxistas que no lleven señal luminosa necesitarán de todas maneras colocar en el vehículo una pegatina que los acredite como servicio de taxi, que cuesta unos 20 euros y será administrada por las oficinas de transporte locales.

Aunque los taxistas que quieran seguir recogiendo a clientes por la calle y cobrar según los kilómetros, tendrán que mantener el taxímetro y la señalización luminosa, según explica el ministro de Transportes, Dan Ťok.

Taxikáři kritizují například zrušení povinnosti mít ve voze taxametr, mobilní aplikace podle nich není dostatečnou zárukou. Loni “Si quiere funcionar en base a una aplicación, en primer lugar tiene que decidir una ruta que no se puede cambiar, pero si quiere que el dinero vaya respecto a los kilómetros, necesita un taxímetro”.

Foto: portal gda, CC BY-SA 2.0Foto: portal gda, CC BY-SA 2.0 Además, si finalmente entran en vigor estas nuevas normas, las ciudades tendrían menos capacidad para exigir ciertos requisitos a los taxistas, como el color del coche y otras características similares. Aunque seguirá estando dentro de sus competencias el conceder o no las licencias a los conductores.

Por otro lado, también se hará responsables a las compañías que no contraten a conductores con todas las licencias y permisos necesarios.

Todas estas propuestas aprobadas por el Gobierno han sido, sin embargo, recibidas con rechazo por parte de los taxistas, quienes proclaman que no se han tenido en cuenta sus peticiones. Para Daniel Tarjovský, de la Asociación de Concesionarios de Servicios de Taxi, estas leyes dividen a los taxistas.

“En cualquier caso, esto divide a los taxistas. Quitar la luz y no usar el taxímetro solo podrán hacerlo los que dispongan de una aplicación, los que trabajen de manera clásica por la calle necesitarán este equipamiento”.

Tras recibir la aprobación del Gobierno, estas leyes tendrán que superar el visto bueno de la Cámara Baja, del Senado y recibir la firma del presidente checo, Miloš Zeman.

En la República Checa hay decenas de miles de conductores de taxi. Solo en Praga, se estima que hay unos 8000 taxistas y 3000 conductores que pertenecen a las compañías Uber y Taxify.

28-02-2019