El Gobierno checo apoya oficialmente el ataque contra Iraq

20-03-2003

El Gobierno checo declaró oficialmente este miércoles su apoyo a la intervención militar contra Iraq. La República Checa se puso de parte de los aliados, sin embargo, no participará en las operaciones bélicas. La unidad antiquímica checa que opera en Kuwait intervendría sólo en caso de que sean utilizadas armas de destrucción masiva.

Stanislav Gross y Jaroslav Tvrdik, foto: CTKStanislav Gross y Jaroslav Tvrdik, foto: CTK Aunque Washington consideraba a Praga como su aliado desde que se iniciara la crisis en el Cercano Oriente, la RCh confirmó oficialmente su apoyo a la intervención tan sólo después de que estallara la guerra. El primer ministro, Vladimír Spidla, señaló que el Gobierno checo considera a la operación de la coalición antiiraquí como el último recurso para hacer que Iraq cumpla las respectivas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

"El Gobierno de la RCh constata con pesar que durante un largo período la dirección iraquí no ha cumplido los compromisos que le impuso en 1990 el Consejo de Seguridad de la ONU. Nuestro Gabinete prefiere solucionar los conflictos internacionales de manera pacífica y consideramos que la utilización de la fuerza es un recurso extremo", indicó el primer ministro Spidla a la vez que agregó que la RCh no forma parte de la coalición que ejecuta la operación 'Libertad para Iraq'.

Václav Klaus, foto: CTKVáclav Klaus, foto: CTK El presidente checo, Václav Klaus, coincide con la postura del Gobierno, según indicó su portavoz, Tomás Klvana.

"El presidente considera que la declaración del Gobierno es exacta y razonable. Según su opinión, ésta determina de forma clara la postura de la RCH entre los países que se expresaron con respecto a la crisis iraquí", precisó el portavoz.

La unidad antiquímica checa, desplegada en Kuwait, no intervendrá por ahora en la guerra, explicó el ministro de RR.EE., Cyril Svoboda.

"Podemos utilizar a esta unidad la sólo en caso de que sean usadas armas de destrucción masiva, para ayudar a la población civil, así como a las unidades militares de la coalición, o para la reconstrucción del país", matizó el ministro Svoboda.

En la República Checa entraron en vigor medidas de seguridad más estrictas. El ministro de Defensa, Jaroslav Tvrdík, sostuvo que de momento no existe ninguna información sobre un eventual ataque terrorista en el país.

"Los médicos, los biólogos, los químicos, es decir, los especialistas necesarios en caso de un eventual ataque terrorista, están en alarma", mencionó Tvrdík.

Las nuevas medidas de seguridad incluyen principalmente dos localidades: la capital, Praga, y Bohemia Central, y se centran en vigilar determinados puntos estratégicos, dijo el presidente policíaco, Jirí Kolár.

"Se trata de objetos estratégicos desde el punto de vista del funcionamiento del Estado, tales como abastecimiento de agua potable, infraestructura, energía nuclear, etc", agregó.

20-03-2003