El Gobierno debatirá sobre la reducción de las penas para los fumadores de marihuana

03-06-2003

El Consejo del Gobierno para la coordinación de la política anti-drogas propone reducir las penas para los fumadores de marihuana en la República Checa.

Según la legislación actual, el que posee más de 10 cigarrillos de marihuana, puede ser condenado a un máximo de dos años de prisión. La ley no hace diferencia entre la marihuana y la heroína, es decir entre las drogas ligeras y duras. El viceprimer ministro, Petr Mares, indicó que en el futuro el consumo de las drogas ligeras debería calificarse de infracción y no como delito como ocurre hasta la fecha.

"El proyecto supone que los órganos represivos tengan las manos más libres, porque yo propongo a la vez que los distribuidores de drogas duras sean penalizados con más severidad ", indicó el autor del proyecto.

La enmienda a la ley se basa en un estudio elaborado por el Ministerio de Salud, que llegó a la conclusión de que los efectos de la marihuana no son más nocivos que los de la nicotina y del alcohol. Según dicho estudio, la marihuana no causa adicción física y la inhalación del canabis fomenta la relajación, mientras que el alcohol provoca a menudo la agresividad.

Por otra parte, expertos británicos comprobaron que la marihuana y el hachís puede causar algunas enfermedades psíquicas, por ejemplo, esquizofrenia y que los fumadores regulares de dicha droga sufren con frecuencia de bronquitis y de cáncer.

El proyecto supone que en el futuro una persona en la RCh podría poseer hasta 250 cigarrillos de marihuana. No obstante, varios expertos se oponen a aceptar tal cantidad, entre ellos el vicepresidente del Comité para la Salud de la Cámara Baja, Josef Janecek.

"Si una persona pudiera poseer hasta 250 cigarrillos de marihuana, fácilmente los distribuiría. Dicha cantidad legalizaría la distribución de drogas, lo que es punible en todos los países civilizados", sostuvo Janecek .

03-06-2003