El Gobierno podría caer este viernes

30-03-2005

La crisis gubernamental surgida a raíz de la poco transparente situación financiera del primer ministro checo, Stanislav Gross, probablemente va llegando a su desenlace y podría solucionarse este viernes. Ese día, el opositor Partido Cívico Democrático presentará su voto de desconfianza al Gobierno, integrado por socialdemócratas, democrisitanos y liberales.

Stanislav Gross (a la derecha) y Zdenek Skromach (Foto: CTK)Stanislav Gross (a la derecha) y Zdenek Skromach (Foto: CTK) Según afirmó el líder del conservador Partido Cívico Democrático, Mirek Topolánek, la crisis se profundizó tanto que no queda más remedio que presentar la moción de desconfianza y eventualmente convocar a elecciones anticipadas. Ello con el fin de aclarar la postura de los partidos parlamentarios en cuanto a la crisis.

"Insistimos en que Gross tiene el apoyo de personas que toleran la sospechosa adquisición de sus bienes raíces y las discutibles actividades empresariales de su mujer, es decir, por personas que quieren mantenerse en el poder a todo costo. Los que apoyan a Gross tienen el mismo carácter que él", indicó Topolánek, agregando que el primer ministro ha perdido absolutamente la credibilidad.

Stanislav Gross (a la izquierda) y Mirek Topolanek (Foto: CTK)Stanislav Gross (a la izquierda) y Mirek Topolanek (Foto: CTK) En caso de que por lo menos 101 diputados de un total de los 200 voten en contra del Gobierno, éste se verá obligado a dimitir. Los conservadores disponen de 57 votos. Los comunistas, que cuentan con 41 diputados, aún no se han expresado si apoyarán al Gobierno o no, según dijo el vicepresidente de este partido político, Jirí Dolejs.

"Estamos entre dos fuegos: No creemos ni en la visión de los conservadores que quieren convocar elecciones anticipadas, pero tampoco creemos en el Gobierno socialdemócrata. Quizá la mejor solución sería abstenerse de la votación", dijo Dolejs.

Pero aunque los comunistas no apoyaran al Gabinete, tres votos faltarían a la oposición para derrumbar el Gobierno y dependerá de la postura de los demócratas cristianos que amenzaron abandonar el actual Gobierno, en caso de que la Socialdemocracia no cambie al primer ministro.

Resumamos ahora los motivos principales que provocaron la crisis gubernamental:

El diario Mladá Fronta Dnes realizó en enero un análisis sobre la situación financiera de Stanislav Gross y se hizo patente que el primer ministro adquirió en Praga un piso de lujo, pero no explicó de manera clara dónde sacó recursos financieros para su adquisición. Más tarde se puso de manifiesto que la mujer del primer ministro, Sárka Grossová, compró tres casas junto con la señora Libuse Barková, dueña de una propiedad en Praga en la que se halla un lupanar. Aunque Barková se defiende diciendo que solamente alquila la casa y no gestiona el prostíbulo, este hecho agravió a numerosos ciudadanos checos.

El primer ministro desestimó la presión de los medios de comunicación y de la opinión pública que pedían una explicación en cuanto al origen de su dinero y de las actividades empresariales de su mujer. El procedimiento vacilante de Stanislav Gross puede significar este viernes el fin de su Gobierno.

30-03-2005