El perro no es un juguete

25-04-2006

En la República Checa viven unos dos millones de perros. Pero tener un perro no significa para su amo sólo diversión, sino también muchos deberes. En las ciudades, la limpieza es un gran problema.

Uno de cada cinco checos tiene en su casa un perro. Los motivos son diferentes, un perro puede ser una mascota o un guardián. No obstante, los propietarios a menudo no se dan cuenta de que tener un perro implica también una responsabilidad. Eso se refleja sobre todo a la hora de pasearlo, en el momento cuando el amo tiene que recoger los excrementos de su can. El creciente número de perros y la poca voluntad de muchos propietarios tienen gran impacto sobre la limpieza pública, especialmente en las ciudades. Su opinión al respecto la expresaron a Radio Praga varios habitantes de la capital.

"Me parece que el problema no es el número de perros, sino el comportamiento de sus amos que consideran a su perro un juguete justo hasta el momento cuando lo sacan a pasear. El municipio no dispone de recursos suficientes para la limpieza".

"La situación con la limpieza está muy mal, pero aún así no se puede prohibir tener perros en casa. Para muchos ancianos es algo como un compañero. Sin embargo, recoger los excrementos del perro es una obligación para todos los amos".

"Creo que hay tantos perros como tantas personas los necesitan. En cuanto a la limpieza, mi opinión es que el municipio se esfuerza adecuadamente en tener las calles limpias, pero eso no se puede decir de todos los propietarios de los perros. Así que, a pesar de todo, uno debe mirar lo que pisa".

La moda de tener un perro repercute negativamente en la limpieza de las calles. Para mejorar la situación, los amos de los perros deben respetar las reglas de limpieza vigentes para toda la sociedad. Una de las maneras para castigar a los indisciplinados es aumentar las multas que actualmente rozan los 30 euros.

25-04-2006