El presidente checo critica en Bruselas el presupuesto de la UE

05-03-2004

El presidente checo, Václav Klaus, conocido por su euroescepticismo, se reunió este jueves en Bruselas con altos dirigentes de la Unión Europea. La atmósfera de los debates fue amistosa, el presidente checo criticó la política presupuestaria de la Unión, pero se abstuvo de una crítica más profunda acerca de esa organización.

Presidente checo, Václav Klaus con el presidente de la Comisión Europea, Romano ProdiPresidente checo, Václav Klaus con el presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi Si algunos países, como Francia y Alemania, quieren profundizar la integración de Europa y despojar a los demás de su soberanía, tienen que pagar por ello. Con esas palabras se dirigió el presidente checo a los países que desean estrechar más los lazos de la política europea.

"Creo que el país que solicite más actividades europeas comunes debería pagar más, sin tomar en consideración si de ello sacará provecho o no. No es posible ser un pasajero clandestino. No es posible decir: Vamos a hacer esto, pero no lo vamos a pagar", afirmó Klaus acerca del presupuesto comunitario.

Hace tres años en el Parlamento Europeo, Václav Klaus exhortaba a parar la "furtiva y silenciosa integración del continente" y no hace mucho tiempo que, Klaus expresó su temor que la República Checa "se disolverá en la UE como un cubito de azúcar en una taza de café".

Por ello algunos esperaban que Václav Klaus, que visitó Bruselas por primera vez como presidente de la República Checa, mantendría acalorados debates sobre el funcionamiento de la Europa comunitaria en las reuniones mantenidas con altos dirigentes políticos de la UE.

Pero aunque el jefe de Estado checo reiteró que existen altos riesgos relacionados con una integración precoz de la Unión, las conversaciones se desarrollaron en una atmósfera casi idílica. El presidente checo incluso coincidió con el jefe de la Comisión Europea, Romano Prodi, en varios puntos. Ambos políticos están convencidos, entre otras cosas, de que cada país debería tener a su comisario, y que tiene que existir un equilibrio entre el presupuesto y las actividades reales de la Unión.

05-03-2004