El presidente checo: La guerra no es un juego

26-03-2003

El presidente checo, Václav Klaus, puso en duda el método utilizado por EE.UU. para el desarme de Iraq, a la vez que destacó que la guerra no es un espectáculo televisivo, sino una tragedia humana. El mandatario reiteró asimismo que la unidad antiquímica checa dislocada en Kuwait está autorizada sólo para ofrecer ayuda humanitaria.

El presidente checo, Václav Klaus, foto: CTKEl presidente checo, Václav Klaus, foto: CTK El Consejo de Seguridad de la ONU supone que la unidad antiquímica checa participará en la entrega de ayuda humanitaria en el Cercano Oriente. El presidente, Václav Klaus, subrayó que los militares checos no forman parte de la coalición que atacó a Iraq.

"La unidad se centrará sólo en el aspecto humanitario. Su mandato es claro; el batallón se limita a operar primariamente en Kuwait."

Václav Klaus destacó que la dictadura de Saddam Hussein resulta para la civilización euroatlántica inaceptable y peligrosa, por otro lado, agregó que está convencido de que no es posible establecer la democracia en Iraq por medio de la fuerza militar.

Mientras que el ex presidente checo Václav Havel apoyó plenamente la intervención militar, su sucesor, Václav Klaus, advirtió que la guerra no es un juego televisivo, y que las consecuencias y los daños del conflicto armado serán enormes.

"La guerra es una cosa horrorosa. No es algo que seguimos en la pantalla de la televisión. Es una cosa muy real tanto para los que pasen a ser víctima de la guerra, como para los que sólo participen en ella. Por ello, ruego que nadie interprete la guerra como un juego de ordenador, sino como un problema humano, trágico y muy real", sostuvo el presidente checo, Václav Klaus.

26-03-2003