El presidente checo participó en debate televisivo de la BBC

11-11-2003

Los problemas de los gitanos en la República, la exportación de armas checas al mundo, fueron algunos de los temas espinosos tratados por el periodista del canal de televisión británico BBC World, Tim Sebastian, y el presidente checo, Václav Klaus.

Presidente checo, Václav Klaus, foto: CTKPresidente checo, Václav Klaus, foto: CTK El presidente checo Václav Klaus participó en el debate HARD-talk, conducido por el periodista Tim Sebastian. En el mundo anglosajón el espacio es muy popular por tratar siempre temas espinosos con personalidades de la política mundial.

El presidente Klaus no vaciló en reprender en más de una oportunidad al conductor del debate, diciéndole que las preguntas estaban mal formuladas. Nada nuevo en el presidente que acostumbra a dar lecciones a la prensa nacional.

El primer tema abordado fue el de los checos y la Unión Europea. El presidente checo aseguró al periodista que la República Checa quiere ser un "país europeo normal", lo que significa la adhesión a la Unión Europea. Sin embargo, expresó su temor porque su país podría disolverse en la Unión un "cubito de azúcar en el café", calificándose como un "eurorrealista".

Muy controvertido resultó el tema de la etnia gitana en la República Checa. Klaus puso en duda el informe del Parlamento británico que advierte sobre la continua discriminación de los gitanos checos. "Es tan absurdo que no vale la pena responder", reaccionó el presidente checo.

De acuerdo con Klaus, la reciente emigración de gitanos a Gran Bretaña fue causada porque a la República Checa empezó a llegar mano de obra barata de otros países, lo que redujo las posibilidades laborales de la etnia gitana.

Los espectadores pudieron seguir un "duelo verbal" también sobre el tema de la exportación de armas checas. Refiriéndose al informe de Amnistía Internacional, Tim Sebastian alegó que las armas checas aparecen en países conflictivos y que el control de su exportación es insuficiente. El presidente checo lo rechazó y subrayó que Amnistía Internacional "no es una institución fiable".

11-11-2003