El sector checo de la leche, de capa caída

03-02-2017

Al comienzo de este nuevo año 2017 la agroindustria hace un recuento de sus pérdidas y ganancias. Mientras que la producción cárnica, en general, aumentó, la láctea bajó. Ambos sectores esperan alcanzar un equilibrio en el presente año.

Foto ilustrativa: Jana ŠustováFoto ilustrativa: Jana Šustová La leche y sus derivados se han estado enfrentando desde el último año a variaciones no tan beneficiosas en el mercado debido a baja de precios y a fluctuaciones en su producción.

En 2016 las ventas de leche bajaron un 1,6%. Según las cifras del Instituto Checo de Estadística, durante 2016 los productores recibieron un promedio de 0,25 euros por litro de leche. Todo ello, como lo comenta el dueño de una granja Oldřich Poláček, afecta al salario de los trabajadores en el campo.

"En todos lados los empleados leen en los periódicos como se aumentan hoy en día los sueldos, pero cómo podemos nosotros aumentarles el sueldo si estamos a una corona por bajo de los costes".

Oldřich Poláček, foto: ČTOldřich Poláček, foto: ČT Según las cámaras agrarias, los precios de compra de la leche en República Checa fueron en el 2016 los más bajos de la Unión Europea. Ante tal crisis el presidente de la Asociación de Agricultores Privados de Chequia, Josef Stehlík, comenta:

"Esperamos que los precios suban al menos una corona, en comparación al promedio arrojado en el último trimestre del año pasado, pero la cuestión es si esto va a tardar un mes, dos meses o un cuarto de año".

En contraste con el sector lácteo, la producción de carne de matadero ha ido en aumento desde el año pasado, sobre todo en lo que se refiere a carne de vaca, de ternera y aves de corral. La industria de la carne mostraba su tendencia a aumentar, pues solo experimentó altibajos durante cuatro meses del año 2016.

La productividad en el sector concreto de la carne de cerdo más bien ha bajado. Pese a que esta comprende casi la mitad de la producción total de carne en República Checa, la misma bajó en un 3,3%. De hecho, mucha de la carne de cerdo se importó de Alemania, España y Polonia.

Josef Stehlík, foto: ČTJosef Stehlík, foto: ČT El presidente de la Asociación de Agricultores Privados de Chequia, Stehlík, da a la Televisión Checa una posible explicación para estos contrastes entre el sector lácteo y el cárnico.

ʺRespecto al aumento de la carne de res puede ser porque los agricultores hayan querido recompensar las pérdidas con la baja de los precios de la leche y por eso mandaran más vacas al mataderoʺ.

El director de la división estadística de la parte agrícola, Jiří Hrbek, comentó que pese a que los agricultores hayan tenido pérdidas durante el 2016, el último trimestre del año mostró una mejoría y ello se debe, en parte, a ciertas medidas comerciales, en cuanto a lácteos, en el mercado interno de la Unión Europea y a la reactivación de su venta en los países asiáticos.

03-02-2017