El sector cultural checo critica el ambiente político en el país

27-10-2016

Actores, cantantes y otros representantes de la cultura checa califican de ‘escandalosa’ la situación surgida en torno a las condecoraciones estatales con motivo de la Fiesta Nacional. Afirman que algunos políticos recurren nuevamente a las prácticas de antes de los cambios democráticos de 1989.

Jiří Brady, foto: ČTKJiří Brady, foto: ČTK El sector cultural checo toca la alarma. El hecho de que el presidente de la República, Miloš Zeman, a pesar de lo anunciado supuestamente con anterioridad, no vaya a condecorar al sobreviviente del Holocausto, Jiří Brady con la Orden de Tomáš Garrigue Masaryk con motivo de la Fiesta Nacional del 28 de Octubre, los artistas lo consideran de una barbaridad, algo escandaloso y vergonzoso para toda la sociedad checa.

La Asociación de Teatros y la de Actores han publicado una declaración, en la que destacaron que el presidente Zeman ya no tiene nada positivo que ofrecer a la sociedad checa. Frente a ello, supuestamente, no es posible quedarse callados, por lo que las asociaciones, siguiendo el ejemplo del año 1989, quieren abrir los teatros a un diálogo libre de personas libres y manifestar su desacuerdo con el jefe del Estado checo, según lo confirmó en Televisión Checa Jan Burian, director del Teatro Nacional de Praga.

Jan Burian, foto: Tomáš VodňanskýJan Burian, foto: Tomáš Vodňanský ”Los actores son gente sensible, son como unos barómetros de la sociedad. Cuando apareció el tema de la futura orientación de nuestro país, o sea, si seguiremos desarrollando la democracia, la libertad del individuo y formando parte de las estructuras europeas, o si cambiamos esta orientación a raíz de las presiones de parte de China, decidimos abrir un debate público sobre ello. Es una tradición centenaria aquí que semejantes debates se efectúen en teatros, pero se pueden hacer en cualquier otra parte. Depende también de la reacción de los ciudadanos, si considerarán importante el tema. Nosotros creemos necesario levantar nuestra voz, y también es un llamamiento a las élites políticas”.

Stanislav Milota, camarógrafo checo y signatario de Carta 77, quien después de los cambios democráticos del 89’ trabajó un tiempo en la Oficina presidencial, afirmó que el ‘caso Brady’ es una gran vergüenza del presidente Zeman, pero también de toda la nación checa, de la que el mandatario es representante oficial.

Jan Kačer, foto: David Sedlecký, Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0Jan Kačer, foto: David Sedlecký, Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0 El actor y director Jan Kačer, quien fue invitado a las conmemoraciones al Castillo de Praga y se especula que podría figurar entre las personas a recibir una alta distinción estatal este año, dijo a la Televisión Checa que no duerme varias noches y no se decide si ir o no a la fiesta convocada por el presidente de la República.

”Es un caso complicado y la verdad es que los últimos 10 días no puedo comer ni dormir. Todos me preguntan si iré al Castillo a las conmemoraciones o no. Rechazo totalmente cualquier actitud servil, pero por otro lado me pregunto ¿cómo actuar correcta y dignamente, y cómo hacer para no cometer un grave error a mis 80 años de edad? No quiero ser parte de algo que pudiera no gustarme. La situación realmente es grave. O sea que sigo pensando si ir o no ir”.

Mientras tanto, la Televisión Prima debió haber transmitido este miércoles una nueva edición del popular Show de Jan Kraus, en la que este actor y moderador conversa con personalidades de los más diversos sectores de la sociedad. Entre los invitados figuraron esta vez Jiří Brady y su sobrino, el ministro de Cultura, Daniel Herman. El programa fue grabado, pero no llegó a ser transmitido. En su lugar fue incluida la repetición de otro Show de Jan Kraus. La dirección de Televisión Prima comentó el hecho afirmando que ha sido por razones técnicas, lo que sin embargo, los autores del programa rechazan.

Este nuevo pleito ha intensificado aún más la ola de descontento dentro de la sociedad checa, a la que se unen políticos, académicos, representantes del sector cultural, así como el estudiantado. Todo ello en la víspera de la Fiesta Nacional, Día de la Independencia de Checoslovaquia.

27-10-2016