El senador checo Karel Schwarzenberg se reunió en Cuba con representantes de la oposición

23-05-2005

El senador checo Karel Schwarzenberg relató que gracias a Dios en Cuba pudo reunirse con destacados disidentes y las Damas de Blanco antes de que las autoridades cubanas lo expulsaran del país.

Karel Schwarzenberg (Foto: CTK)Karel Schwarzenberg (Foto: CTK) El senador checo Karel Schwarzenberg, uno de los fundadores del Comité Internacional por la Democracia en Cuba, integrado por personalidades del mundo entero, se reunió en Cuba con el líder opositor Oswaldo Payá Sardiñas antes de ser expulsado por las autoridades cubanas.

Schwarzenberg había viajado a Cuba para asistir a la Asamblea para la Promoción de la Sociedad Civil convocada por la oposición cubana.

"Gracias a Dios pude reunirme con Oswaldo Payá, con las Damas de Blanco, con antiguos presos políticos, y eso me ayudó a comprender mejor lo que ocurre en Cuba. Estuve en La Habana y recorrí también varios lugares del interior del país donde me reuní con gente muy interesante", dijo el senador checo.

Karel Schwarzenberg, es un conocido luchador por la defensa de los derechos humanos, durante el comunismo en Checoslovaquia apoyó al movimiento disidente Carta 77.

La Havana en la actualidad  (Foto: CTK)La Havana en la actualidad (Foto: CTK) "Fue muy curioso que la policía me detuvo en el Hotel Habana Libre, de manera muy clara me demostraron cuan libre es todo en Cuba... En el momento que me iba a duchar tocaron a la puerta, cuando abrí me encontré con típicos agentes del Ministerio del Interior, iguales a los que he visto en otros países con regímenes totalitarios. Me dijeron que tenía que ir con ellos y sin ninguna explicación me expulsaron del país y me enviaron a París".

El senador Karel Schwarzenberg no violó ninguna ley, no cometió infracción alguna en el territorio cubano, pero fue expulsado del país sin que le facilitaran explicación alguna.

"Creo que en Cuba es muy importante trabajar para la creación de la sociedad civil, hablar entre sí, pensar en el futuro y no perder la esperanza. Los regímenes totalitarios no son eternos y muchas veces se acaban mucho antes de lo que esperamos"

En un mensaje al pueblo cubano, el senador checo agradeció el caluroso recibimiento que le dieron decenas de personas comunes y corrientes en diferentes partes de Cuba.

23-05-2005