El tren de Nicholas Winton se acerca a Londres

03-09-2009

Nicholas Winton, el Schindler británico, salvó a más de 600 niños judíos de las garras del nazismo. Entre marzo y agosto de 1939, en la Checoslovaquia ocupada por los nazis, Winton organizó el traslado de los menores en tren, de Praga a Londres. El pasado martes un tren similar partió de la capital checa para rendir homenaje al ciudadano británico.

Foto: ČTKFoto: ČTK El tren de Winton, entre cuyos pasajeros se encuentran algunos de los niños que salvó el Schindler británico, fue despedido en Praga con música de los años treinta. Hace 70 años, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, Nicholas Winton organizó la salida de varios trenes con niños judíos desde la capital checa a Londres. Les consiguió nuevos documentos y acogida en familias británicas.

Como recalca Přemysl Sobotka, presidente del Senado checo, Winton logró salvar de los nazis a 669 niños judíos.

Foto: ČTKFoto: ČTK “En ese entonces, a pesar de tener sólo 30 años, Winton se anticipó al desarrollo de la situación en Europa a finales de los años 30. Estaba convencido que la vida de los niños judíos estaba en peligro. Por ello organizó su traslado a Londres, salvando así a muchos niños de la muerte”.

El primer tren partió de Praga el 14 de marzo de 1939 y el último, el octavo, el 2 de agosto de ese mismo año. Para el 3 de septiembre estaba prevista la salida de otro tren con 250 menores de edad, pero ese viaje fue cancelado a causa del estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Foto: ČTKFoto: ČTK Muchos de los menores que en el año 1939 se despidieron en Praga de sus padres, nunca más volvieron a verlos. Hana Fantová, que también debe su vida a Nicholas Winton, recuerda aquellos tristes momentos.

”Yo tenía entonces ocho años. Recuerdo que los asientos en el tren eran de madera y eran bastante duros y que todos los niños llevábamos una mochila. Lo más triste fue la despedida de nuestros padres”.

Esta vez la despedida en Praga fue emotiva, pero no triste. Al acto asistió la hija de Winton, Barbara, quien destacó la importancia de mirar hacia el futuro.

Foto: ČTKFoto: ČTK “Estoy aquí para transmitirles saludos de mi padre. Ustedes que le conocen, saben que no vive en el pasado, sino que se interesa por el futuro. Este viaje histórico lo considera importante para la seguridad de los niños de hoy, para sus vidas. Por ello quiere saber lo que pasa en el mundo en el que esos niños viven”.

El histórico tren de Winton llegará a Londres en la mañana de este viernes. Allí estará esperando a ‘sus niños’ Nicholas Winton, quien en mayo pasado cumplió 100 años de edad. En Inglaterra, Canadá, la República Checa e Israel, viven actualmente unos cinco mil descendientes de los niños que deben su vida al Schindler británico.

03-09-2009