El último ¡Adiós! de la actriz Helena Ruzicková

05-01-2004

A la edad de 67 años falleció este domingo Helena Ruzicková, popular actriz checa, protagonista de un sinnúmero de inolvidables personajes de comedias.

Helena Ruzicková, foto: CTKHelena Ruzicková, foto: CTK Helena Ruzicková fue víctima del cáncer. Los médicos le descubrieron la enfermedad hace dos años y desde entonces la actriz luchó abnegadamente contra ese mal. Hasta sus últimos días la actriz no perdió el optimismo que siempre la había caracterizado y confiaba en que lograría vencer al cáncer. Pero el enemigo fue más fuerte. Helena Ruzicková abandonó este mundo en silencio, sumergida en el sueño, en un hospital de la ciudad de Pilsen. A ese centro sanitario tuvo que recurrir en repetidas ocasiones en los últimos dos años.

"Me siento bien y no me entristece tener que ingresar en el hospital porque todos aquí son como mi familia. El tiempo que estaré aquí lo aprovecharé para descansar y recuperar las fuerzas", decía Helena Ruzicková a finales del año pasado cuando ingresaba en el hospital de Pilsen.

Helena Ruzicková como Hedus en la película Ecce Homo Homolka, 1969, foto: CTKHelena Ruzicková como Hedus en la película Ecce Homo Homolka, 1969, foto: CTK "Todos la queríamos mucho y la echaremos de menos", señaló el presidente checo, Václav Klaus al enterarse de la triste noticia. El director de cine, Zdenek Troska, quien rodó con Helena Ruzicková varias comedias y cuentos de hadas, afirmó que para la mayoría de los checos la actriz era como un miembro más de la familia, por lo que sentirán ahora un gran vacío.

Gracias a su dulce humor, Ruzicková se ganó el cariño y el aprecio de los checos. Todos recordarán su alegre carácter, su dulce sonrisa y también la corpulenta figura que le caracterizaba. El profesionalismo de Helena Ruzicková era patente por la facilidad con la que se movía frente a las cámaras cinematográficas.

"Helena no desearía que lloremos al recordarla", afirmó el director de cine y gran amigo de la actriz, Zdenek Troska. Efectivamente, el pan de cada día eran para Helena Ruzicková el inagotable optimismo y la alegría.

05-01-2004