El violín melancólico de Pavel Sporcl

04-04-2002

El violinista checo Pavel Sporcl acaba de grabar un nuevo disco. Se trata de una adaptación de piezas de los destacados compositores checos Antonin Dvorak, Federico Smetana, Otakar Sevcik y Bohuslav Martinu.

Persuasión, intensidad y precisión, son algunas de las palabras con las que la crítica describe la reciente producción de Sporcl. Su nuevo álbum, editado a principios de este año por la Casa discográfica Supraphon, ofrece algunas de las más hermosas composiciones que existen para violín.

Sporcl grabó con el pianista checo Petr Jirikovsky y por eso parte del disco está dedicado a composiciones para piano y violín del ciclo titulado "De la patria", de Federico Smetana, cuya calidez es posible percibir desde el inicio de la grabación.

Otro de los aciertos del nuevo álbum de Pavel Sporcl son las melancólicas cantinelas con aire de música popular que forman la segunda parte del disco, y que según el público se ajustan perfectamente a la personalidad sentimental del músico.

Sporcl, de 28 años de edad, opina que en la actualidad la música clásica cuenta con pocos adeptos entre los jóvenes y para conquistar ese segmento del público decidió romper con la formalidad. A diferencia de otros intérpretes contemporáneos, Pavel Sporcl aparece en escena con vestimenta informal y un pañuelo atado en la cabeza.

Además, se ha propuesto propagar su música a través de Internet, mediante su propia página web, donde a menudo ofrece conferencias virtuales con sus fans.