Embajador ruso es llamado a consultas en Praga por inclusión de políticos checos en lista negra

02-06-2015

El ministro de RR.EE. checo, Lubomír Zaorálek, llamó a consultas al embajador de Rusia, Serguey Kiselev, por la inclusión de cuatro ciudadanos checos en una lista negra. El jefe de la diplomacia checa expresó además su desacuerdo con un documental transmitido por la televisión pública rusa que tergiversa la ocupación de Checoslovaquia de 1968.

Serguey Kiselev, foto: archivo de la alcaldía de OstravaSerguey Kiselev, foto: archivo de la alcaldía de Ostrava La tensión domina las relaciones entre Praga y Moscú. El ministro de Relaciones Exteriores checo, Lubomír Zaorálek, llamó a consultas este lunes al embajador de Rusia en la República Checa, Serguey Kiselev.

El canciller expresó su desacuerdo con la aparición de los nombres de cuatro checos en una especie de lista negra de personas que tienen prohibida su entrada en la Federación Rusa.

Se trata del presidente del Comité de Exteriores de la Cámara de diputados, Karel Schwarzenberg, el eurodiputado Jaromír Štětina, el antiguo comisario europeo Štefan Füle y Marek Ženíšek vicepresidente del partido TOP 09.

Lubomír Zaorálek, foto: Filip JandourekLubomír Zaorálek, foto: Filip Jandourek El ministro Zaorálek solicitó al diplomático ruso una explicación de lo ocurrido. La respuesta recibida fue que la lista empezó a elaborarse hace año y medio.

Consultado por la prensa Zaorálek dijo que debatió con el embajador otro tema que tensa las relaciones mutuas.

“La lista no fue el único tema abordado con el embajador, ese es un tema europeo. Hablé con él sobre el documental emitido por la televisión pública rusa en el que se sostiene que el golpe de 1968 fue preparado por agentes de las SS e imperialistas alemanes y estadounidenses”.

Para las autoridades checas el documental transmitido por el canal Rossya 1 de la televisión pública rusa es una mera tergiversación de la historia.

Sostiene, por ejemplo, que la ocupación del país por las tropas del Pacto de Varsovia, encabezadas por el Ejército soviético, encontró rechazo en Praga, pero no en el resto del país.

De acuerdo con Zaorálek la producción y emisión de semejante documental no favorece al mejoramiento de las relaciones mutuas.

Štefan Füle, Karel Schwarzenberg, Jaromír Štětina, Marek Ženíšek, foto: ČRoŠtefan Füle, Karel Schwarzenberg, Jaromír Štětina, Marek Ženíšek, foto: ČRo“El documental es una muestra de lo que sucede en nuestras relaciones. En caso de que no logremos un cambio será muy difícil encontrar una mejoría en las relaciones entre Chequia y Rusia, y entre la Unión Europea y Rusia”.

Después de su encuentro con el embajador ruso, el ministro Zaorálek dijo a la prensa que no habían logrado consenso.

“Con el embajador no coincidimos en la apreciación de las cosas. No puedo aceptar que haya restado importancia a la lista, dijo que era una lista vieja que no debió ser publicada. Sostuvo que el documental fue rodado con otros fines y que no influye en la postura oficial de las autoridades de su país (sobre el año 1968). Le dije al embajador que considero que se trata de algo mucho más serio de lo que él asegura y que no acepto el argumento de que no ha pasado nada”.

Según la Televisión Checa (ČT) los historiadores estiman que semejante documento representa la vuelta a los métodos propagandísticos utilizados en la época de la Unión Soviética.

02-06-2015