En la República Checa casi el 11% de los trabajadores son extranjeros

11-01-2019

El número de trabajadores extranjeros en la República Checa no deja de crecer en los últimos 10 años, la mayoría son eslovacos y ucranianos.

Foto: Pixabay, CC0 Public DomainFoto: Pixabay, CC0 Public Domain La llegada de trabajadores extranjeros a la República Checa en los últimos 10 años ha aumentado notablemente, según los datos que ha hecho públicos la Oficina Checa de Estadísticas.

Mientras que en el año 2008 el Ministerio de Trabajo registró unos 285 000 trabajadores extranjeros, a finales del año 2017 la cifra superó los 470 000 trabajadores, más 87 000 empresarios y trabajadores autónomos.

Foto: ČT24Foto: ČT24 Entre los países de procedencia de la fuerza laboral extranjera destacan especialmente Eslovaquia, Ucrania, Rumanía y Polonia. De hecho, los eslovacos y los rumanos son el grupo dominante y los que más dinero ganan al año, como explica Dalibor Holý, director del departamento de estadísticas laborales de la Oficina Checa de Estadísticas.

“Si hablamos del trabajador medio, los que más dinero ganan son los eslovacos, y después, sorprendentemente, los rumanos. Hacen profesiones especializadas. Por ejemplo, hay muchos rumanos que se dedican a trabajos relacionados con la información y la comunicación. Se emplean como informáticos, por ejemplo. Por otro lado, los que menos ganan son los ucranianos. Se debe a que al no pertenecer a la Unión Europea tienen más difícil convalidar su formación”.

Los ucranianos, a pesar de su gran número, normalmente se dedican a trabajos en construcciones y en fábricas que no requieren estudios superiores. Mientras que las mujeres de Ucrania suelen estar empleadas en trabajos de cuidados sociales y en tiendas.

Por su parte, los polacos trabajan en su mayoría cerca de la frontera con su país, como señala Holý.

“Los polacos suelen trabajar en temas relacionados con la minería, y se concentran alrededor de la frontera entre Polonia y la República Checa, como el norte de Bohemia, o en Moravia-Silesia y la región de Olomouc. Pero la mayoría de trabajadores de otras nacionalidades trabaja en Praga. En la capital es donde más pagan, así que es lógico”.

Foto: skeeze Pixabay/CC0Foto: skeeze Pixabay/CC0 El número de trabajadores que vienen de países occidentales sigue creciendo aunque todavía se encuentra muy lejos de los que proceden del este de Europa. Sin embargo, los trabajadores occidentales tienen los mejores sueldos visto de forma individual, ya que en su mayoría poseen una mayor formación.

Pero la tendencia apunta a que los trabajadores de Europa del Este tienen cada vez una cualificación más alta, añade Dalibor Holý.

“Desde Europa Oriental vienen a menudo personas con formación universitaria y se dedican a profesiones que tienen sueldos altos. Me atrevería a decir que hay una fuga de cerebros en esos países del este que las empresas checas están consiguiendo atraer”.

En general, debido a la falta de mano de obra en el mercado laboral checo, los empresarios dan la bienvenida a la llegada de nuevos trabajadores. Es por ello que el Gobierno checo quiere aumentar en la segunda mitad de este año la cuota de aceptación de trabajadores ucranianos de 20 000 a 40 000. Asimismo, se darán facilidades para obtener el permiso de trabajo a personas procedentes de Moldavia, Bielorrusia y Montenegro.

11-01-2019