En Praga se exponen joyas de coronación de los soberanos del Reino de Bohemia

03-07-2003

A partir de este jueves se exponen en el Castillo de Praga las joyas de coronación de los soberanos del antiguo Reino de Bohemia. Se trata del tesoro más valioso del patrimonio nacional checo.

Eliska Fucíková, de la Oficina presidencial de la República Checa, foto: CTKEliska Fucíková, de la Oficina presidencial de la República Checa, foto: CTK La exposición de las joyas de coronación es un acontecimiento de gran significado, ya que tiene lugar sólo una vez en cinco años aproximadamente. Eliska Fucíková, de la Oficina presidencial de la República Checa, sostuvo que esa tradición fue sentada en el siglo XIV por el rey checo y emperador romano-germánico, Carlos IV. El soberano fijó que las joyas podían ser expuestas en público únicamente con motivo de acontecimientos relevantes.

"Este año es muy especial y la exposición de las joyas de coronación constituye su culminación natural. Hace 10 años surgió la República Checa, a principios del 2003 fue electo un nuevo presidente de este país y, además, hemos recordado el 85 aniversario de nacimiento de la República Checoslovaca independiente", señaló Eliska Fucíková.

Las joyas de coronación comprenden la corona de San Venceslao, un cetro y una esfera, foto: CTKLas joyas de coronación comprenden la corona de San Venceslao, un cetro y una esfera, foto: CTK Las joyas de coronación comprenden la corona de San Venceslao, un cetro y una esfera. La pieza más antigua es la corona que fue fabricada en el siglo XIV por orden del rey de Bohemia, Carlos IV. Los especialistas establecieron que el cetro y la esfera son más recientes y datan del siglo XVI.

El valor de las joyas de coronación del Reino de Bohemia es enorme, y no sólo desde el punto de vista histórico, afirmó Eliska Fucíková de la Oficina presidencial. Las joyas fueron confeccionadas en oro y ricamente decoradas con piedras preciosas y perlas.

"La corona de San Venceslao, por ejemplo, está engastada con 86 piedras preciosas, además de 20 perlas. La piedra más grande, colocada en el centro de la corona, es una turmalina. En la joya hay, además, hermosos rubíes, aguamarinas, zafiros, esmeraldas y espinelas. La corona pesa 2358 gramos y mide 19 centímetros de alto".

La exposición de las joyas de coronación de los soberanos del Reino de Bohemia cuenta siempre con gran asistencia de los ciudadanos. Todos quieren conocer el hermoso tesoro que normalmente yace depositado en una cámara especial en la catedral de San Vito, en Praga, detrás de una puerta con siete cerrojos.

03-07-2003