Érase una vez, del ilustrador Vojtěch Kubašta

23-11-2007

Hace más de cuarenta y cinco años Vojtěch Kubašta ilustró para una editorial extranjera el libro de cuentos de hadas “Érase una vez...”, que recopila historias de todo el mundo. Ahora pueden disfrutar de sus dibujos también los niños en su país natal.

Un rey y su hija princesa, un príncipe árabe, un caballero medieval, un indio, un bandido y un enano con una linterna vuelan en una alfombra mágica sobre una ciudad ajena. Este dibujo, que aparece en la portada de la versión checa del libro de cuentos, publicada por la editorial Euromedia, es el mismo que vieron los lectores en el año 1962 cuando el libro fue editado por primera vez. “Érase una vez” salió entonces en inglés y otros cuatro idiomas en tirada de 800 mil ejemplares.

La hija del ilustrador Vojtěch Kubašta, Dagmar Vrkljan-Kubaštová, que presenció esta semana la introducción del libro al mercado, no ocultó su alegría sosteniendo que con la primera edición de estos cuentos de hadas en checo se había cumplido su sueño. Cuando en 1968 Dagmar Vrkljan-Kubaštová emigró de Checoslovaquia a Canadá llevaba en su maleta un tomo de “Érase una vez” en inglés.

“Después mi papá me envió también las versiones en español y en francés, así que tengo el libro en tres idiomas. Desgraciadamente la versión inglesa está bastante mal escrita, cuando leía el libro a mis hijos tenía que inventarme mis propios cuentos de hadas porque el texto original no sonaba bien. Ahora, cuando Vladimír Hulpach reescribió el libro, ya es otra cosa, ahora me entretiene. Antes, me entretenían sólo los dibujos”.

El autor de los textos en checo tuvo que adaptar los cuentos de hadas al ambiente de este país debido a que, por ejemplo, las historias de los pueblos aborígenes resultarían demasiado crueles para los niños locales. Igual que no aceptarían que la madre del príncipe quería poner a la Bella Durmiente en una olla y hervirla, explicó Vladimír Hulpach.

“Los cuentos de hadas los eligió entonces la editorial inglesa. Fueron ordenados según el alfabeto. Naturalmente, yo tuve que cambiar ese orden porque el alfabeto checo es diferente. Además tuve que sacar muchos de los cuentos originales, ni hablar de la calidad de los textos”.

Cuentos de hadas de las tierras flamencas y árabes, de España, Perú y Brasil, de Sudán y Ruanda o de los indios de América del Norte. En total, 63 historias se relatan en “Érase una vez”, sin faltar un cuento de hadas checo. Y todas están acompañadas por las ilustraciones auténticas de Vojtěch Kubašta que invitan a remontarse en alas de la fantasía no sólo a los pequeños lectores checos, sino también a los adultos.

 

Dagmar Vrkljan-Kubaštová hablará sobre la vida y la obra de su padre, el pintor, ilustrador, diseñador y arquitecto checo, Vojtěch Kubašta, el próximo martes, 27 de noviembre, en la Biblioteca de Smíchov, en Praga, nám. 14. října 15/83. La charla empieza a las 17 horas. Entrada libre.

23-11-2007